Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Getxo caótico

Algorta, viernes 30, casi las ocho de la tarde. En la entrada por la calle Euskal Herria, el tráfico de costumbre. Pasa una patrulla de la Policía Local, desde el cuartelillo cercano. Ve un todoterreno parado, con el conductor dentro leyendo un libro, en el stop de la esquina con Alangoeta y varios coches subidos en la acera renovada de enfrente, condenando el carril de subida. Pasa de largo. El caos crece: aparcar y circular es toda una hazaña.

Eso sí, el recibo por 17.000 pesetas de circulación (por un coche pequeño, que sólo uso para mi trabajo y que únicamente duerme en Algorta, después de dar vueltas y más vueltas por el barrio para aparcarlo) llegó hace más de un mes. Afortunadamente, vivo en el límite de la zona OTA y no pago la OTA de residente, porque sería un doble atraco: ni pagando puedo aparcar.

Me acerco hasta el cuartelillo. Me dicen que no hay un solo guardia disponible, que hay una manifestación. ¿Para qué está la Policía Local? ¿Para hacer las labores de la Ertzaintza? ¿Tantos guardias se necesitan para desviar el tráfico?

Alcalde Zarraoa, espabile. Pagamos nuestros impuestos y tasas de circulación y queremos que sirvan para que todos los vecinos nos beneficiemos, no para financiar aventuras partidistas como Udalbiltza. ¿Qué le parecería la insumisión fiscal de tasas municipales hasta que las cosas mejoren?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 2001