Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia reconoce gestiones contables 'incorrectas' en las obras misionales

La Nunciatura Apóstolica y la Conferencia Episcopal (CEE) admitieron ayer en una nota conjunta que 'han encontrado gestiones contables incorrectas' en las Obras Misionales Pontificias de España (OMP), organización fundada en 1852 para atender a las necesidades de 30.000 misioneros y que en los últimos cinco años ha recaudado más de 20.000 millones de pesetas mediante las campañas del Domund. No obstante aseguran que la auditoría no ha descubierto 'malversación de fondos'.

La venta de grabados para un falso homenaje al Papa y las acusaciones de José Luis Irízar, ex director de la OMP, al ex nuncio Lajos Kada han destapado esta crisis. La auditoría se llevó a cabo en 1999, en plena crisis interna de la institución, por una firma de 'reconocido prestigio'. Los expertos nombrados para rastrear las cuentas millonarias de las OMP 'no encontraron malversaciones de fondos, sino gestiones contables incorrectas'.

La nota no especifica que tipo de irregularidades se descubrieron ni quién las protagonizó, si José Luis Irízar, que fue relevado al cumplirse sus cinco años de mandato, o el antiguo administrador despedido por el primero. Sí relata el control contable al que se sometió a la organización.

Irízar, ex misionero que ha recurrido su cese ante el Tribunal de la Signatura de Roma, involucró en una carta dirigida a los obispos y misioneros al ex nuncio Lajos Kada en una presunta estafa de venta de grabados que, según él, apoyó el representante del Papa en España, 'por motivos inconfesables'. El ex director de la OMP describía aspectos de la vida privada del ex nuncio Kada, jubilado y retirado desde hace un año en Hungría.

La venta de 500 grabados para financiar un homenaje al Papa que nunca se celebró se hizo entre 1995 y 1998 desde un despacho de la sede de la OMP en Madrid y el entonces nuncio apoyó con cartas a la directora comercial de la colección. El ex nuncio ordenó detener la venta de los grabados a Manuel Capa, su promotor, a finales de 1998 cuando recibió una advertencia de monseñor Re desde el Vaticano.

La nota elude esta venta de grabados y refiriéndose a las denuncias contra Kada, la Nunciatura y la CEE señala que 'desean expresar su dolor y deploran que en estas informaciones se hayan mezclado otros asuntos que afectan a la fama de dignos representantes de la Iglesia, de quienes se guarda grato recuerdo y afecto y que no tienen relación directa con la intervención de la Santa Sede en la Dirección Nacional de las OMP'.

La crisis en las OMP arrancó con el cruce de denuncias entre Irízar y José María Castro, ex administrador durante 18 años de la organización, que fue despedido por el primero. La Santa Sede recortó los poderes económicos a Irízar y nombró una comisión de control económico hasta su reciente relevo, el pasado mes de febrero. La nota de la Nunciatura y la CEE señala que el cese de Irízar 'se ajustó a la más estricta legalidad canónica'

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 2001