Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA apoya su campaña de extorsión con cartas de boicoteo a 80 empresas

Balza asegura que la banda pretende extender el chantaje dos años

Dicha documentación indica que ETA quiere boicotear a las empresas que 'sin ninguna vergüenza hacen la apuesta de sostener la opresión de Euskal Herria'. Las misivas, con el sello y el anagrama de la banda (el hacha y la serpiente), han circulado por Guipúzcoa, Vizcaya y, presumiblemente, algunos pueblos de Navarra y Álava. La carta, redactada íntegramente en euskera y remitida a personas concretas, comienza de manera directa apuntando que 'en el camino de la construcción nacional no hay duda a la hora de elegir los productos. Hay que elegir los vascos, los de Euskal Herria, por lo tanto, elige Euskal Herria'.

El texto advierte luego de que no vale cualquiera de esos productos, porque muchos de ellos apuestan por sostener 'la opresión de Euskal Herria'. ETA acusa a estas firmas, además, de estar dispuestas a 'hacer beneficios a costa de los trabajadores' o de subvencionar con dinero 'legal o negro a las administraciones que oprimen a Euskal Herria, pero no quieren dar ni txikita a favor de la construcción nacional o de la libertad' vasca.

Las 77 empresas y productos señalados por ETA, de 15 sectores diferentes, se distribuyen en otra hoja adjunta, también con el sello de ETA. Muchas de las empresas han sido chantajeadas con el impuesto revolucionario e, incluso, han sufrido ataques. Junto a los bancos (tres entidades), los terroristas sitúan a cuatro empresas de seguros, un hotel, una firma de viajes, dos editoriales, cuatro productos de licores, 19 empresas o marcas de vinos, 10 productos o sociedades del sector de la alimentación (tres relacionadas con el bacalao), siete firmas de congelados, seis de electrodomésticos, tres de muebles, dos de automóviles, seis supermercados y, finalmente, tres empresas de seguridad (colocación de puertas, cerraduras, etcétera).

Entre las compañías objeto de ataques incluidas en la lista están Telefónica, Seguros Bilbao, BBVA y algunas gasolineras y supermercados. Los terroristas colocaron el 28 de febrero una bomba casera en una gasolinera del grupo Sabeco en Durango (Vizcaya).

La carta termina diciendo: 'Mientras algunos pocos están dando su vida a favor de Euskal Herria, todos los demás no pueden estar parados. Por lo tanto, haz boicot' [en mayúsculas].

Fotocopias en color

Para que los destinatarios de las misivas no tengan ninguna duda, ETA completa la carta con los anagramas en color de las empresas o productos que deben ser boicoteados. 'ETA ofrece una herramienta de lucha que está al alcance de todos los ciudadanos vascos: apoyad el boicot en contra de los enemigos; las empresas que eligen ir en contra de Euskal Herria no pueden ser premiadas', añade el texto.

El consejero Javier Balza confirmó a este periódico la extensión de la campaña durante 'los últimos meses'. En principio, los expertos de la Policía vasca 'pusieron en cuarentena' la veracidad de las misivas, ya que algunos datos no les casaban. ETA nunca había apoyado su campaña de impuesto revolucionario con este tipo de boicoteo.

En los años 80, fue el entorno de HB el que lanzó una campaña contra productos franceses que se apoyó con la quema de concesionarios o el ataque contra otro tipo de empresas del país vecino. Pero en documentación intervenida a la banda, la Policía vasca ha constatado la existencia de esta última campaña. Lo que desconoce la Ertzaintza es hasta dónde llega o el número de personas que ha recibido la carta, ya que hay muy pocas denuncias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001