Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Montero defiende el periodismo como un género literario

'El periodismo que yo hago, ser reportera, es un género literario y puede llegar a cotas tan altas como cualquier otro. Eso se demuestra, por ejemplo, en la novela A sangre fría, que es un reportaje de Truman Capote'. Así se expresaba ayer en Bilbao la periodista y escritora Rosa Montero (Madrid, 1951) durante la presentación de su última novela, El corazón del tártaro (Espasa). Todas las facetas de su trabajo, por tanto, forman para ella parte de lo mismo, aunque Montero confesó sentirse 'harta' del periodismo. 'En junio hará ya 31 años que soy periodista y estoy bastante cansada. Podría perfectamente vivir sin el periodismo, pero no quiero establecer con la literatura una relación comercial', comentó y aseguró que lo que no sabría es vivir 'sin escribir ficción'.

Rosa Montero, que derrochó mensajes positivos, afirmó que 'la vida es un prodigio y basta mirar un poco para darse cuenta'. Se calificó a sí misma como 'una vitalista' y destacó la enorme 'pulsión hacia lo solidario' que percibe en el ser humano.

En esta ocasión, Montero aseguró avalar a su mejor novela. 'Todos los autores solemos decir que el último libro es el que más nos gusta y en este caso lo siento así'. El corazón del tártaro narra, según su creadora, '24 horas en la vida de la protagonista en las que pasa por el infierno y logra salir de él'. 'La huida' del personaje principal 'es la novela', señaló la autora, quien se mostró 'muy satisfecha' de la estructura del texto y del lenguaje. 'Lo he cuidado mucho', matizó.

'No quería hacer una novela fácil y he procurado que el lenguaje no caiga en lo emotivo. Me habría sido muy fácil con los elementos que tenía escribir un culebrón', afirmó la autora de Te trataré como a una reina o Amado amo.

Germen de la historia

Esta última novela de Montero nació de 'la desazón ante el dolor y ante el mal sin sentido'. 'Ése fue el germen nimio de la historia, pero también la certidumbre que tengo de que el ser humano tiene una capacidad increíble para salir del infierno y volver a crear una vida feliz', explicó. Ese infierno, para la protagonista, Sofía Zarzamala, editora de libros de la Edad Media, es la heroína, a la que estuvo enganchada durante ocho años de su vida. De repente, una mañana, una llamada telefónica le dice 'Te he encontrado', y la devuelve a ese pasado de golpe.

Para salir del infierno, Montero considera fundamental 'asumir la realidad, no rendirse y no encerrarse en el propio dolor'. La droga, en el caso de El corazón del tártaro, no es más que 'uno de los muchos infiernos'. 'No he querido escribir una novela costumbrista sobre la droga', dijo su autora.

Rosa Montero se encuentra ya pergeñando su siguiente proyecto. 'Tengo pendiente una gran novela medieval, pero es complicada y ahora se me ha metido otra historia en medio'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2001