Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

51 alumnos de Ingenieros deben repetir un examen tres años después por orden judicial

Medio centenar de jóvenes, algunos de los cuales creían haber terminado ya la carrera de ingeniería industrial y otros que están a punto de hacerlo, deberán repetir mañana por orden judicial un examen que aprobaron hace tres años. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha ordenado la repetición, en una sentencia que anula las calificaciones finales que los alumnos obtuvieron en la asignatura optativa de tercer curso de Instalaciones eléctricas de baja tensión.

Esta decisión es fruto de una controversia que comenzó durante el curso 1997-1998 en la Escuela Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicaciones de la Universidad del País Vasco (UPV). La nota que obtengan mañana o, en caso de suspender ahora, en la repesca prevista para el 2 de abril, será la que conste en sus expedientes académicos. El encargado de examinarles y calificarles es el profesor que el curso 1997-1998 impartía la asignatura, Felipe Uriondo.

El profesor Uriondo hizo un examen parcial al alumnado que había elegido esta materia optativa. Algunos de ellos protestaron por las calificaciones y, según fuentes universitarias, el tribunal calificador de la asignatura decidió actuar de oficio y modificó algunas calificaciones. Al hacer el examen final, también hubo discrepancias. Los que lo aprobaron son quienes deben repetirlo.

En junio de 1998, el profesor de la asignatura y el tribunal calificador querían para sí la potestad de examinar a los alumnos matriculados en la asignatura de Instalaciones Eléctricas de Baja Tensión. La dirección de la escuela, según las fuentes universitarias mencionadas, decidió que examinara el tribunal. El profesor Uriondo, que no estaba en el tribunal, llevó el asunto ante la Justicia ordinaria, cuya sentencia afecta sólo a quienes aprobaron pues los que suspendieron siguieron el procedimiento habitual de repesca.

Buena parte de esta controversia se debe a que el reglamento interno de la escuela vigente hace tres cursos contemplaba la posibilidad de que el profesor de una asignatura no participara en el tribunal de calificación, una figura nacida para homologar el examen de una materia que imparten varios docentes. Aquel reglamento fue reformado en 1998 y desde entonces en los tribunales calificadores de Ingenieros, como en los del resto de la UPV, es obligatoria la presencia de quien da la asignatura.

Quienes se consideraron aprobados en junio de 1998 son los convocados a examinarse mañana en la Escuela de Ingenieros. El Rectorado de la UPV comunicó a cada uno de los alumnos que deben volver a examinarse en una carta fechada el 12 de febrero. La misiva está firmada por la secretaria general de la UPV, Marisol Esteban.

Aquel curso hubo un litigio similar en la asignatura Teoría de Circuitos, de 2º. El asunto también acabó en los tribunales por la denuncia de tres de los profesores de la materia. El juez convocó un examen como medida cautelar, de manera que los 50 alumnos afectados quedarán con las espaldas cubiertas. La prueba se celebró el mayo de 1999. De los 50 presentados, 49 aprobaron. De modo que cuando el juez dictó sentencia estaban calificados.

Este caso comenzó cuando el Consejo de Estudiantes de la Escuela pidió la revisión de los exámenes ante la abundancia de suspensos. Revisadas las pruebas se decidió aprobar a quienes tenían una nota superior a 4,5. Tres docentes de la materia recurrieron a la justicia para que se respetara la nota que pusieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2001