Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres juzgados desestiman multas contra bares de copas de Alcorcón

La intención del alcalde de Alcorcón (144.000 habitantes), Pablo Zúñiga, del Partido Popular, de acabar con el incumplimiento de los horarios por parte de los bares de copas de la localidad se ha encontrado ya con un primer escollo para llevar a cabo su promesa: el legal. Tres juzgados distintos de lo contencioso-administrativo han desestimado las multas de 100.000 pesetas cada una que habían sido impuestas por el regidor popular a sendos locales de copas.

El Juzgado número 25 de lo Contencioso-administrativo de Madrid ha dado la razón al administrador único de la sociedad mercantil Sidacova, David San José García. Éste interpuso un recurso contencioso-administrativo por una multa de 100.000 pesetas por un supuesto incumplimiento en el horario de cierre del pub Equus, en la calle de Porto Cristo, 8, en el barrio del Parque de Lisboa.

La Policía Municipal le levantó el acta sancionadora el 9 de marzo de 2000. El juez declara en su fallo 'la caducidad del expediente sancionador' y que las resoluciones tomadas al amparo de él no se ajustaban a derecho. La sentencia dictada obliga a archivar el caso, ya que no existe posibilidad de recurso.

Reintegrar el dinero

Un caso similar ha ocurrido con el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Óscar Fuentes Cocho, en representación de la empresa Agrupación Tránsito Pas Pas, SL. El Juzgado número 16 de Madrid entiende de nuevo que la resolución dictada por el alcalde de Alcorcón con fecha 23 de marzo de 2000 tampoco es conforme a derecho.

Exige de nuevo anular la multa y condena al Ayuntamiento de la localidad alcorconera a reintegrar la cantidad de 100.000 pesetas en caso de que la empresa sancionada las hubiera abonado.

El tercer caso también resulta firme, por lo que no cabe recurso alguno. El Juzgado número 3 de Madrid anula otra multa contra la sociedad mercantil Bocin, SA, que fue interpuesta por el alcalde de Alcorcón el 10 de abril.

El regidor alcorconero explicó al poco de entrar en el cargo, en el mes de septiembre de 1999, que iba a acabar 'con la impunidad que existía con el anterior gobierno municipal [gobernado por el PSOE e Izquierda Unida]' para que se cumplieran los horarios de cierre de los bares de copas impuestos por la ley. Éstos fijan que los locales de ocio cierren los fines de semana y las vísperas de festivos a las 3.30. 'No puedo permitir que los vecinos no descansen por culpa de la diversión de los jóvenes', señaló entonces el regidor alcorconero.

Los empresarios de los locales de ocio afirmaron en esas fechas que cerrar a las 3.30 supondría 'la ruina' para sus negocios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2001