Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar impide a Mariano Rajoy cambiar al 'número dos' de Interior

Lucas mantiene en Presidencia al 'hombre de confianza' del vicepresidente

Aznar y Rajoy zanjaron esta cuestión en una reunión que mantuvieron la noche del jueves con la pretensión de cerrar, antes del Consejo de Ministros de ayer, la segunda línea de mando de dos ministerios tan importantes como los de Interior y Presidencia.

A Aznar no le costó mucho convencer a Rajoy -que pretendía llevarse a Interior de número dos a su hombre de confianza, el secretario de Relaciones con las Cortes, Jorge Fernández- para que siga al frente de la Secretaría de Estado de Seguridad su actual titular, Pedro Morenés, quien había sido nombrado en mayo, en el primer Gobierno de esta legislatura, tras haber sido con anterioridad el número dos de Eduardo Serra en el Ministerio de Defensa. También Aznar fue decisivo para la llegada a Interior de Morenés, quien suele huir de los medios de comunicación.

El presidente argumentó a Rajoy que los mandos de un ministerio delicado como Interior, que gestiona la lucha contra el terrorismo y la política de inmigración, requerían continuidad. Aznar estima que la lucha antiterrorista está bien orientada, que Interior ya ha penetrado en el conocimiento de la estructura de ETA, renovada tras la tregua, y por ello cree que no es conveniente introducir variaciones.

Rajoy no opuso resistencia porque también sabía que tradicionalmente el presidente del Gobierno ha intervenido decisivamente en el nombramiento de un cargo tan importante como el secretario de Estado de Seguridad. También lo hace con los altos cargos de Exteriores y Defensa.

En consecuencia, el ministro portavoz, Pío Cabanillas, anunció ayer oficialmente, tras el Consejo de Ministros, que continúan en los segundos niveles de Interior, además de Pedro Morenés, el delegado del Gobierno para la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda; el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Gonzalo Robles, y los directores de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, y de la Policía, Juan Cotino.

Rajoy pierde a su número dos que le acompañó en sus tres anteriores cometidos: en los ministerios de Administraciones Públicas -donde ejerció de secretario de Administración Territorial-; de Educación y Cultura -donde fue secretario de Estado de Universidades- y de la Presidencia, en el que seguirá siendo titular de Relaciones con las Cortes con Juan José Lucas.

No obstante, Mariano Rajoy mantiene una buena parte de su equipo habitual en estos cinco años. Definitivamente, Ana Pastor será subsecretaria de Interior; Francisco Villar seguirá siendo su jefe de Gabinete como lo fue en Presidencia, y Belén Bajo será su directora de Comunicación.

La decisión de Aznar de mantener a Morenés como número dos de Interior ha tenido un efectó dominó en la prevista remoción de los segundos niveles de Interior y Presidencia. Rajoy, al no lograr que su hombre de confianza, Jorge Fernández, le pueda acompañar a Interior, le pidió a Aznar que lo mantuviera como secretario de Relaciones con las Cortes.

La consecuencia de ello ha sido que el nuevo ministro de la Presidencia, Juan José Lucas, también ha tenido que prescindir de su número dos, Jesús Merino, al que pretendía traer de la Vicepresidencia de Castilla y León a la Secretaría de Relaciones con las Cortes. Es más. Ya se había comprometido con él y, en la mañana de ayer tuvo que cambiar todos sus planes iniciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2001