Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren tres policías serbios al estallar una mina en la frontera con Kosovo

Lucane / Belgrado

Los separatistas de la guerrilla albanesa conocida como Independentistas del Ejército de Liberación de Presevo, Medveya y Bujanovac se enfrentan regularmente a las fuerzas de Belgrado en la región, que ellos pretenden anexionar a un Kosovo 'independiente'. Los policías tienen derecho a permanecer en esa zona de seguridad, según el armisticio de 1999, sólo si llevan armas ligeras. Según fuentes policiales serbias, las minas fueron colocadas el sábado por la noche por los albaneses en una carretera local que regularmente usa la policía.

En Serbia se vivió ayer una jornada de duelo nacional por la matanza de siete serbios en Kosovo el viernes pasado en la voladura de un autobús, aunque, según un militar británico de la Kfor, otras 13 personas podrían haber muerto en la explosión, ya que hay cadáveres todavía sin identificar y trozos de cuerpos. Tras el atentado del viernes, el secretario general de la OTAN, George Robertson, advirtió a los líderes albanokosovares en un mensaje de que se equivocan si creen que la OTAN bombardeó durante 78 días a los serbios en defensa de albaneses inocentes para invertir la situación y permitir ahora a los albaneses que ataquen a serbios inocentes. 'La OTAN no inició el bombardeo para ver más tarde que las campañas de limpieza étnica de un grupo étnico son reemplazadas por ataques étnicos contra otros grupos', aseguró Robertson.

Manifestaciones serbias

Más de 1.500 serbios se concentraron ayer en el enclave de Gracanica (cinco kilómetros al sureste de Pristina) para expresar su repulsa por el atentado del pasado viernes y protestar por la constante falta de seguridad en la que vive su comunidad. El Gobierno yugoslavo declaró el día de ayer jornada de luto oficial para todo el país.

A juicio de algunos observadores, estos últimos atentados podrían haber iniciado un cambio en el talante proalbanés de importantes círculos políticos de Occidente. Medios diplomáticos de la Unión Europea comentan que el anterior presidente, Slobodan Milosevic, es cosa del pasado y que su Administración es de forma irreversible reformada por el nuevo equipo encabezado por el demócrata paneslavo Vojislav Kostunica. Aunque el sucesor de Milosevic da muestras de ser demasiado simpatizante de Rusia para el gusto occidental, está rodeado de un equipo de jóvenes pragmáticos, como el primer ministro serbio, Zoran Djindjic, que cuenta con muy buenos nexos con Alemania.

'A nosotros nos dan palmaditas en la espalda y a los albaneses territorios; preferiría que fuera al revés', comentó hace un tiempo Djindjic respecto a la infiltración de albaneses fuertemente armados en una zona desmilitarizada por la que los uniformados serbios tienen que transitar armados sólo con pistolas. 'Este incidente ha sido consecuencia de la mala política de las fuerzas internacionales de la Kfor, que llevan meses intentando meter a los albaneses en los barrios serbios de Mitrovica [ciudad kosovar] en vez de garantizar la seguridad de todos y solucionar de una vez el problema de Kosovo', asegura un portavoz del Partido Demócrata de Djindjic.

Tras la penetración de albaneses en zonas limítrofes de Serbia, los analistas militares occidentales contemplan ahora la extensión del conflicto a la antigua república yugoslava de Macedonia, el Estado más vulnerable de los Balcanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 2001

Más información

  • Belgrado acusa del ataque a la guerrilla albanesa