Las mujeres de la Tamborrada vitoriana ven 'perspectivas' de resolver su conflicto

El colectivo de mujeres que participa en la Tamborrada de Vitoria espera que se atienda su petición para actuar también como instrumentistas en el desfile, un privilegio reservado a los hombres. Hasta ahora, las mujeres participaban sólo a modo de majorettes, o desfilando como cantineras o caseras.

Algunas de ellas desean ocupar ahora un puesto entre los instrumentistas (tocando los tambores y barriles). Sin embargo, la dirección de las sociedades gastronómicas organizadoras se lo ha denegado.

La semana próxima se ha previsto una reunión en la que las mujeres expondrán su petición a todos los miembros de la Tamborrada, casi 300. La portavoz del colectivo femenino, Pilar López de Landatxe, ve 'perspectivas' de encontrar una solución. Según explicó ayer, salir como instrumentistas es la única salida que queda a las mujeres de mayor edad, pues existe un cupo de 34 cantineras y majorettes que se cubre cada año. 'Algunas tienen que ir dejando el sitio a las más jóvenes y si no salimos como instrumentistas no tendríamos sitio'. En cualquier caso, desean resolver el conflicto 'desde dentro', entre los propios miembros de la Tamborrada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS