Los tanques de Renfe estarán a 500 metros de otros de Campsa

Los grupos PSOE-Progresistas e Izquierda Unida advirtieron ayer al Ayuntamiento y a la Comunidad de que no permitirán la construcción de 24 tanques de combustible de Renfe a 200 metros de las viviendas del barrio de San Cristóbal, en Villaverde, en las que habitan 15.000 personas y cerca de las cuales ya están ubicados otros depósitos similares de la compañía Campsa. Ambas formaciones anunciaron que movilizarán a los vecinos de este distrito del sur 'ante el atropello que supone una instalación con 48.000 metros cúbicos de combustible almacenado junto a las viviendas'.

La declaración de impacto ambiental realizada por la Consejería de Medio Ambiente, que da vía libre a Renfe para conseguir los permisos municipales necesarios para la instalación, señala que el programa de vigilancia de los depósitos realizado por la compañía ferroviaria es 'incompleto en algunos aspectos', como el de control de las fugas, y admite que de las gasolinas se desprenden 'sustancias tóxicas y carcinogénicas (cancerígenas)'. Además, la propia declaración de impacto recuerda que la ley impone que las instalaciones de este tipo deben 'guardar una distancia mínima de 2.000 metros con los núcleos de población'.

Pero la proximidad con núcleos habitados -y con futuras viviendas ya planificadas a apenas 260 metros- no es el único riesgo que puede generar la nueva instalación de Renfe. El diputado socialista Modesto Nolla aseguró ayer que Medio Ambiente no tuvo en cuenta, en su declaración de impacto positiva de las instalaciones, el artículo 8 del Real Decreto 1254/1999, que establece que este tipo de depósitos no puede ubicarse próximo a otros semejantes. 'En Villaverde, y a sólo 500 metros del lugar donde Renfe pretende levantar sus 24 gigantescos tanques de combustible, ya existe otro enorme complejo de Campsa'. El diputado regional cree que esta situación ha sido obviada en la declaración de impacto, a pesar de que el citado real decreto obliga a las comunidades autónomas a velar porque no se produzca el llamado efecto dominó entre instalaciones peligrosas.

Julio Misiego, portavoz adjunto de IU en el Ayuntamiento, señaló que 'regalos de este tipo es mejor que se los lleven ante la sede de un Gobierno que les da los permisos'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS