Las defensas del 'caso Raval' piden la absolución por trastorno mental

El juicio por el caso Raval sobre supuesta pederastia quedó visto para sentencia la noche del lunes en la Audiencia de Barcelona después de 10 sesiones. Las defensas de los dos principales acusados, Xavier Tamarit y Jaume Lli, solicitaron la absolución de sus clientes alegando que la atracción que sienten por los niños les impide controlar sus instintos sexuales. Por eso, los abogados pidieron al tribunal que les aplique la eximente completa por pedofilia, un trastorno reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según dijeron.

La fiscalía solicita para Tamarit penas que suman 77 años de prisión por 12 delitos de abusos sexuales y otros tres de utilización de menores para fines pornográficos, mientras que en el caso de Lli, la petición de penas se eleva a 25 años de prisión.

Más información

Remei Pascual, abogada de Tamarit, explicó en su informe final ante el tribunal que su cliente 'no es el monstruo que nos han pintado'. 'Es un hombre con una minusvalía sexual, incapaz de maltratar o hacer daño a un niño'. Por su parte, el letrado Jordi Crespo argumentó en ese mismo sentido que Jaume Lli pudo realizar tocamientos a uno de los menores, pero negó que abusara de ellos.

Por otra parte, los abogados de los tres padres que han sido juzgados por permitir que se abusara de sus hijos o se les fotografiara desnudos y en poses pornográficas coincidieron en que sus clientes se han sentado en el banquillo porque se ha utilizado su situación de pobreza como prueba inculpatoria. Según las defensas, los padres desconocían esos supuestos abusos, jamás los permitieron ni los aprobaron y mucho menos se lucraron a costa de los menores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción