Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN ISRAEL

Los palestinos temen lo peor y piden reforzar la Intifada

Los ciudadanos palestinos, y los árabes en general, esperan lo peor de la llegada al poder del ex general Ariel Sharon. Su pasado no rima con paz por mucho que sus asesores de campaña hayan hecho juegos de palabras con su apellido, Sharon, y el término hebreo para paz, shalom. Y como el extremismo genera más extremismo, los más radicales entre los palestinos lanzaron ayer llamamientos a intensificar la Intifada.

'Tenemos que hacer frente a Sharon con un reforzamiento de la Intifada', manifestó el líder de la milicia palestina del Tanzim, Marwan Barghuti. 'No creo que haya ninguna posibilidad de negociar con Sharon', añadió antes de pedir a los países árabes vecinos que no le sirvan de mediadores. En este sentido, un portavoz de Hamás (grupo islamista contrario al proceso de paz) manifestó su esperanza de que al menos el triunfo de 'un asesino extremista' sirva para unir a los árabes frente a sus planes.

Sharon carga con el peso de su responsabilidad en las matanzas de palestinos de Sabra y Chatila en 1982. Su línea política desde entonces no ha hecho mucho para borrar esa imagen. Nacionalista a ultranza, el 'carnicero', como le apodan los palestinos, ha excluido cualquier nueva transferencia de territorios, así como el desmantelamiento de una sola colonia. También ha defendido durante toda la campaña la soberanía israelí sobre la totalidad de Jerusalén.

Tras pretender en un principio que no había diferencias entre Sharon y el laborista, Ehud Barak, los dirigentes palestinos han terminado casi haciendo campaña por éste último. Demasiado tarde para evitarle una derrota. La comunidad palestino-israelí ya había decidido abstenerse. Con la casi certeza del triunfo del halcón, la mayoría admitía ayer que tendrán que negociar con Sharon a pesar de sus reservas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de febrero de 2001