Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una media anual de 100.000 millones

La inversión para la Comunidad Valenciana anunciada hace un año por el entonces ministro de Fomento Rafael Arias-Salgado, 539.806 millones de pesetas en el periodo 2000-2007, suponía un gasto de 67.475 millones anuales, que de cumplirse superaba en casi un 50% a la cantidad que venía invirtiendo el Gobierno del PP en la anterior legislatura. Inversión que cayó hasta los 44.000 millones en 1998. Sin embargo, la cantidad anunciada sólo igualaba al dinero destinado por los últimos presupuestos socialistas (hasta 70.770 millones se gastó en 1993 el Ejecutivo en tierras valencianas). Parecía perder así gas el, tantas veces esgrimido por el Partido Popular local, 'poder valenciano' en Madrid.

Sin embago, la llegada al Ministerio de Fomento de Francisco Álvarez-Cascos ha supuesto un sustancial cambio de las cifras del Plan de Infraestructuras 2000-2007. De cumplirse lo prometido peseta a peseta, y si se recupera lo que no se ha invertido en el año 2000 (aunque se desconoce la cantidad total gastada en el ejercicio pasado, ni mucho menos alcanzará la media del plan), el Gobierno central invertirá 100.000 millones de pesetas anuales hasta el 2007, más del doble de lo que se ha gastado en los últimos años. Faltan años para ver si los presupuestos reflejan las cantidades anunciadas y, sin duda, los partidos de la oposición vigilarán con la calculadora en la mano que se gasten los presupuestos al ritmo adecuado y que las carreteras, ferrocarriles, aeropuertos y puertos se construyan según el plan.

El salto cuantitativo en las cifras de los dos ministros se ha reflejado, sobre todo, en el AVE Madrid-Comunidad Valenciana. Mientras Arias Salgado presupuestó para ferrocarriles, 220.050 millones, su sucesor ha anunciado más del doble, 420.434. Sin embargo, en carreteras ha habido una merma de los 236.000 millones a los 212.701. Puertos se duplica: de 63.058 a 131.990. Y aeropuertos sube de 20.756 a 34.063

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de febrero de 2001