Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento destinará a la Comunidad Valenciana el 6,45% de las inversiones en infraestructuras

Hace poco más de un año, el 31 de enero de 2000, Rafael Arias-Salgado, por entonces titular del Ministerio de Fomento, presentó en Valencia el Plan de Infraestructuras 2000-2007. Pero las cifras lanzadas entonces no tienen mucho que ver con las que ahora maneja el ministerio, en manos de Francisco Álvarez-Cascos. Si en aquel proyecto, se destinaban 9,6 billones a las cuatro grandes áreas de transportes (carreteras, ferrocarriles, aeropuertos y puertos), ahora las cifras se han elevado a casi 12,4 billones, de los que 7,2 se gastarán antes de que finalice esta legislatura, en 2004. Quizá, en la mente del nuevo ministro están más perfilados todos los proyectos de líneas de alta velocidad con los que Fomento quiere enlazar todas las capitales de España. De hecho, la mitad de las inversiones (seis billones) se destinarán a llenar de aves el territorio español.

En este nuevo panorama, el noroeste español se lleva la parte del león. No en vano, Álvarez-Cascos destacó en Santiago de Compostela el pasado 22 de enero que entre Galicia, Castilla-León, Asturias, Cantabria y el País Vasco se llevarían casi la tercera parte de la tarta: 4 billones de pesetas (32,32%). En palabras del ministro, estas autonomías recibirán '10 puntos por encima de la cuota de población del noroeste español'. Como ejemplo, y usando sus propias estimaciones, la Comunidad Valenciana recibirá inversiones 3,5 puntos por debajo de su peso demográfico.

Y sin duda, Castilla y León, con 1,6 billones de pesetas (casi el 13% del total), es la autonomía más beneficiada del conjunto español. Por detrás, otras tres comunidades superan el billón de pesetas: Cataluña (1,56 billones), Madrid (1,32) y Andalucía (1,26).

Con una gran superficie territorial, la comunidad castellano-leonesa recibirá 994.883 millones de pesetas sólo para líneas de alta velocidad y otras infraestructuras ferroviarias, más del doble que la Comunidad Valenciana, que con 420.434 millones de pesetas presupuestados recibirá el 6,99% del dinero destinado a ferrocarriles. Por delante se encontrarán Andalucía, con algo más de medio billón de pesetas, Castilla-La Mancha, con 655.000 millones, Cataluña, con 755.982, Galicia, con 522.630, y el País Vasco, con 597.131 millones.

En materia de carreteras, la otra gran partida del plan, con 3,7 billones de pesetas, la Comunidad Valenciana reduce su cuota hasta el 5,7%, con 212.701 millones. Se sitúa así al mismo nivel que Asturias, con 215.998 millones, pero muy lejos de comunidades como Castilla y León, con 606.573 millones, Aragón, con 472.965, Andalucía, 438.605, Madrid, 357.980, o Castilla-La Mancha, con 296.266 millones.

En cuanto a la partida de aeropuertos, la mayor parte de las inversiones se la llevará Madrid, con 624.299 millones, que suponen el 44,66% de la partida que destinará Fomento al área (1,4 billones), y casi la mitad de las inversiones totales que recibirán los madrileños.

Más que con Arias-Salgado

La Comunidad Valenciana recibirá en esta partida 34.063 millones (el 2,44% del total) y se ve superada por Andalucía, con más del doble (77.169 millones), Baleares (101.489), Canarias (179.441) y Cataluña (302.970). No obstante, la cantidad anunciada ahora por Fomento supera con creces a la que ofertó Arias-Salgado: 20.756 millones.

Por último, en materia de puertos Fomento tiene previsto invertir hasta el año 2007 hasta 1,25 billones de pesetas., de los que la Comunidad se lleva más de la décima parte (10,56%). Sólo la aventajan Cataluña, con 257.498 millones, Andalucía (232.728) y Canarias (171.868).

Con todas estas inversiones anunciadas para las cuatro grandes áreas de transportes, la Comunidad Valenciana se sitúa como la octava autonomía que más dinero recibe, por detrás de las cuatro regiones billonarias, y por detrás también de Castilla-La Mancha, que recibirá 951.733 millones, Galicia, con 897.605, y Aragón, con 887.988 millones.

Pese a estas consideraciones, en el espíritu de los partidos políticos ha debido calar que las inversiones previstas satisfacen las necesidades reales de infraestructuras en la Comunidad Valenciana, ya que apenas ha habido críticas a las partidas anunciadas y a la participación valenciana del monto total. Con la promesa de que la Comunidad Valenciana va a disponer finalmente de un tren de alta velocidad que comunique las tres capitales con Madrid, y con Barcelona mediante el Corredor Mediterráneo, quizá prevalece la tesis de que han de recibir más dineros las regiones más necesitadas, sin mirar la porción del pastel que se pierde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de febrero de 2001

Más información

  • Castilla y León, Madrid, Cataluña y Andalucía acaparan la mitad de los 12,4 billones previstos