Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGURIDAD ALIMENTARIA

En ruta con las harinas

'Antes cargaba los 11.000 kilos que puede transportar mi camión cada día. Ahora hay días que voy de vacío'. Joaquín Enrique M.M. es un autónomo que transporta piensos a diversos puntos de la Comunidad Valenciana desde la empresa Henz de Silla (Valencia), donde el miércoles agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil inmovilizaron 171.335 kilos de pienso y 8.800 de harinas cárnicas. De su contacto con los ganaderos resalta que 'están preocupados porque saben que algo anormal pasa, pero nadie les explica qué'.

Miguel Castro es propietario de una explotación ganadera en Silla desde hace más de 30 años .'No hay quien te diga algo claro', comenta. Aunque sus animales están destinados a festejos populares, él también sabe de la confusión que está produciendo en el sector el mal de las vacas locas. 'En la cooperativa los ganaderos no salen de su asombro. La información es nula. Cada día sale una cosa nueva y aquí sólo vienen los veterinarios de Consejería de Agricultura, nada más. No tenemos problemas con los piensos porque los fabricamos nosotros, tal como marca la normativa. Lo importante es que quien tenga que explicar qué está pasando lo haga. De no ser así el mercado se muere'.

Con esa opinión coincide Jaime, carnicero y ganadero de la misma localidad. Jaime opina que la gente está mal informada 'porque cada vez dicen

una cosa'. En su carnicería el consumo de ternera ha caído en picado. Hace meses necesitaba sacrificar tres terneras, de entre 10 y 11 meses, cada 15 días. Ahora sólo llega a una ternera cada dos semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de febrero de 2001