Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'SÍNDROME DE LOS BALCANES'

Veteranos del Golfo enfermos advierten de que la historia se repite en los Balcanes

Los veteranos creen que los síntomas de los soldados europeos enfermos son muy similares a los suyos y a los de muchos veteranos del Golfo. Ninguno de ellos señala únicamente al uranio empobrecido como origen de sus males y reconocen que éstos pueden deberse a muchos factores -el propio uranio, las vacunas, el humo de los pozos petrolíferos u otros agentes químicos-, pero subrayan que allí donde se ha utilizado esa munición se han multiplicado los casos de cáncer.

'Espero que los soldados españoles no mueran tan rápido como lo han hecho los estadounidenses y que nuestra experiencia sirva para frenar tantas muertes', afirmó Picou en una conferencia de prensa. 'El Gobierno español le está diciendo a los soldados lo mismo que el de EE UU nos dijo a nosotros hace diez años. Las autoridades españolas deben reconocer, al menos, la posibilidad de que exista una causa común en las enfermedades de los soldados'.

A principios de 1991, en plena ofensiva terrestre de los aliados, la enfermera estadounidense condujo un camión a través de las líneas iraquíes para instalar un hospital de campaña y prestar los primeros auxilios a los soldados heridos en el frente de guerra. De los 150 integrantes de su unidad, 40 enfermaron rápidamente y 10 de ellos han muerto. EE UU envió unos 700.000 soldados al conflicto con Irak y aproximadamente uno de cada siete ha sufrido alguna complicación derivada del llamado síndrome del Golfo.

Cadáveres en la carretera

Picou explicó que durante su estancia en el frente vio tanques, autobuses y coches con cadáveres calcinados en la llamada autopista de la muerte. 'No había visto nada igual en mis 12 años como militar. Esos cadáveres quemados me dijeron que había algo extraño en la forma en que se destruyeron aquellos vehículos. Picou señaló que, además de estar expuesta al uranio empobrecido, tomó varias vacunas para prevenir la guerra química con que Sadam Husein amenazó a los aliados y que también respiró el aire contaminado con el humo de los pozos petrolíferos quemados por los iraquíes.

'Nadie nos informó del peligro que suponía el uranio empobrecido', declaró Picou, cuyo estado de salud comenzó a deteriorarse nada más regresar a Estados Unidos. Ahora sufre daños cerebrales y dolores musculares, se le ha extirpado la tiroides y es incapaz de controlar su vejiga, por lo que debe utilizar pañales permanentemente. Picou no recibe ayuda médica alguna del Pentágono, que le dio la baja en 1995, porque éste considera que sus dolencias no tienen su origen en una acción de combate.

El británico Ray Bristow sólo estuvo dos meses en Arabia Saudí, entre enero y marzo de 1991, pero el nivel de uranio en su organismo es cien veces superior al de una persona sana. Bristow calcula que en el Reino Unido, que envió unos 50.000 soldados a la guerra del Golfo, hay aproximadamente 8.000 veteranos enfermos. 'Es difícil saber cuántos han muerto, pero la cifra sobrepasa los 500', dijo.

Bristow, que viajó a Madrid junto a su compañera invitado por la Campaña por el Levantamiento de las Sanciones a Irak, afirmó que su deseo es 'acabar con el mito creado por los ministerios de Defensa' de que el uranio empobrecido es un material seguro. 'Hay una pauta clara entre los veteranos británicos, con niveles de toxicidad muy altos'. A su juicio, es necesario presionar para que los gobiernos investiguen las causas. 'La fibra moral de la sociedad española será juzgada en función de su capacidad para exigir a su Gobierno y a sus Fuerzas Armadas que retiren a todas sus tropas de las zonas donde se ha detectado uranio', dijo Bristow, que padece daños cerebrales, dolores en las articulaciones, fatiga crónica y claustrofobia, entre otras dolencias, que le obligan a desplazarse en una silla de ruedas. Como la estadounidense, tampoco recibe ayuda médica oficial. En su opinión, los gobiernos están afrontando el síndrome de los Balcanes con una ceguera voluntaria. 'Es lo mismo que hizo el almirante Nelson antes de un combate naval en Dinamarca; se puso el catalejo en su ojo ciego y dijo: 'No veo ningún barco'.

Una llamada del ministerio

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001

Más información