Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más controles de alcoholemia para prevenir accidentes durante las fiestas

Puntos de vigilancia

Unos tres millones de vehículos circularán estas fiestas de Navidad por las carreteras catalanas, según informó ayer Antoni Bedoya, subdirector del Servicio Catalán de Tráfico. Bedoya explicó que estos días se duplicarán los controles de alcoholemia para evitar que se conduzca bajo los efectos del alcohol y prevenir los accidentes de tráfico. Cuando se espera mayor afluencia de circulación es entre las tres de la tarde de ayer y la noche del 26 de diciembre. Para estas fechas se ha previsto un dispositivo especial en el que tomarán parte 1.552 agentes para evitar accidentes y facilitar los desplazamientos. Este dispositivo, denominado Operación Navidad, es el primero que llevan a cabo los Mossos d'Esquadra por estas fechas desde que Cataluña tiene plenas competencias en el control del tráfico. De todos los agentes que se movilizarán durante estos cuatro días de Navidad, 738 mossos están asignados a la provincia de Barcelona, mientras que en Girona trabajaran 222, en Tarragona 322 y en Lleida 270. De la operación salida se ocupa un total de 396 agentes. Para hoy, mañana y el lunes está previsto un despliegue de 986 mossos por la red viaria.

El subdirector del Servicio Catalán de Tráfico añadió que para el día de Navidad se han movilizado 373 agentes y que el día 26, Sant Esteve y festivo en Cataluña, habrá 397 personas de servicio.

Antoni Bedoya agregó que para la operación salida se trabajará básicamente en la zona de la autopista A-7 entre Barcelona y Martorell, y en la carretera N-340, a la altura de Molins de Rei y Corbera, en donde está previsto desdoblar algunos tramos para dar más fluidez al tráfico en función de las necesidades. También se han previsto medidas especiales en la aduana de Andorra y en la carretera comarcal 1411, en donde se habilitarán dos carriles de circulación, de entrada o de salida de Barcelona según los días y las horas de que se trate.Para los responsables de tráfico, la preocupación fundamental es la seguridad en estas fiestas, en las que no se esperan grandes desplazamientos porque son fechas que se pasan en familia, y en las que los trayectos suelen ser más bien cortos. Respecto al consumo de alcohol que se da en estos días, desde Tráfico se ha insistido en la necesidad de beber con moderación si se tiene previsto conducir ya que el alcohol disminuye los reflejos y da una falsa sensación de seguridad.

Las autoridades recomiendan igualmente que se respeten los límites de velocidad, que se use el cinturón de seguridad, que a los niños que viajen se les proteja con los dispositivos de retención infantil y que los conductores de motocicleta lleven el casco puesto por todas las vías y a todas horas mientras circulan. En caso de tener que efectuar viajes largos, es recomendable estar bien descansado antes de salir, revisar el coche, no cargarlo excesivamente y garantizar una buena visibilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de diciembre de 2000