Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno resta valor a la alegación de Aragón al Plan Hidrológico

El secretario de Estado de Aguas y Costas, Pascual Fernández, dijo ayer en Zaragoza que las alegaciones presentadas por el Gobierno de Aragón al borrador del Plan Hidrológico Nacional "no aportan ninguna solución ni alternativa a la propuesta del Gobierno". Fernández matizó que no era ninguna descalificación al trabajo del Ejecutivo aragonés (2.500 folios) que rechaza el plan entre otras razones por carecer de exposición de motivos, un aspecto esencial, a juicio de los aragoneses, para justificar el trasvase de agua del Ebro.El número dos del Ministerio de Medio Ambiente, tras reclamar diálogo, reiteró que "el Gobierno no retirará el Plan Hidrológico". "Esto tiene que quedar claro. Hay un plan sobre la mesa que se modificará en lo que sea razonable y sensato, siempre que haya argumentos adecuados que lo respalden. Es negociable todo, pero de momento el trasvase más razonable, de los nueve estudiados, es el del Ebro y nadie ha dicho lo contrario", dijo Fernández, quien insistió en que hacen falta propuestas: "He leído el documento del Gobierno aragonés y hay muy pocas. Sinceramente me parece que Aragón debe proponer y definir qué quiere, cómo lo quiere y que explique, si le parece mal, cómo quiere que se hagan las cosas".

El presidente de Aragón, el socialista Marcelino Iglesias, respondió que "no es obligación del Gobierno autónomo hacer un plan". "Alegar es decir que nos parece mal. Pero hemos ido más allá y hemos dado alternativas: desalar, reutilizar el agua y regar bien. Hemos señalado que el plan desequilibra España y no cumple la Constitución", dijo.

Fernández anunció inversiones de 40.000 millones de pesetas en la construcción de los embalses de Santa Liestra y Biscarrues y el abastecimiento de Lleida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 2000