Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AGENDA

Una historia de inadaptados

La película The misfits (Vidas rebeldes), de cuyo controvertido rodaje se cumplen 40 años, pasa por ser una obra maldita. Filmada a trancas y barrancas entre julio y noviembre de 1960 en Reno, el desierto de Pyramid Lake, en Nevada, y los estudios de la Paramount en Hollywood, esta historia de inadaptados reunió a una serie de figuras de primerísima fila. Arthur Miller fue el autor del guión; John Huston, el director de la cinta, y el reparto congregó a Marilyn Monroe, Clark Gable y Montgomery Clift.Las circunstancias que rodearon la filmación de Vidas rebeldes han contribuido a extender su aureola de malditismo. Marilyn Monroe oficializó durante el rodaje la ruptura de su matrimonio con el escritor Arthur Miller, y tuvo que ingresar al Westside Hospital de Los Ángeles a mitad de la grabación para desintoxicarse de su adicción a los fármacos. Dos años más tarde, la explosiva actriz falleció en extrañas circunstancias. Clark Gable fue ingresado el día siguiente de acabar su trabajo en Vidas rebeldes víctima de un ataque de corazón, cuyas secuelas lo llevaron a la tumba 10 días después. Mientras que Montgomery Clift inició una caída al vacío que finalizó con su muerte cuatro años después.

Esta obra crepuscular -fue la última película de Monroe y de Gable-, que Arthur Miller concibió como regalo a la que hasta el rodaje era su esposa, se repone estos días en Méliès cinemes (calle de Villarroel, 102, de Barcelona), que tiene previsto programar próximamente otros clásicos del cine, como Toro salvaje, El apartamento, Bésame tonto y Terciopelo azul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 2000