Pallerols afirma por carta que pidió subvenciones a la Generalitat para financiar a Unió

El empresario andorrano Fidel Pallerols, propietario de tres academias subvencionadas por la Generalitat para formar parados, advirtió por escrito en marzo de 1999 al secretario de organización de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Sánchez Llibre, de que debía recibir subvenciones del Departamento de Trabajo de la Generalitat "para así poder atender las urgentes necesidades de tesorería de UDC".Sánchez Llibre niega haber recibido estas cartas del empresario, que constan en el sumario, así como dinero de Pallerols, que está imputado por presunta financiación a UDC.

Más información
Militantes de UDC recibieron 127 millones en "comisiones"

Fuentes de la Fiscalía de Barcelona indicaron ayer que el llamado caso Pallerols (uso indebido de fondos públicos para financiar supuestamente a UDC), que ahora instruye un juzgado ordinario, acabará en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o en el Supremo, dado que aparecen relacionados dirigentes de UDC que tienen condición de aforados, informa Efe.Los escritos de Pallerols, a los que ha tenido acceso este periódico, dan a entender que era Sánchez Llibre quien tomaba decisiones sobre las subvenciones del Departamento de Trabajo -al frente del cual estaba Ignasi Farreres, de UDC-. Jordi Casas, portavoz de Unió, rechazó las acusaciones: "Tenemos absoluta confianza en que la justicia nos dará la razón y demostrará que Unió no ha recibido ni un duro de Pallerols".

El primero de los escritos dirigidos por Pallerols a Sánchez Llibre tiene fecha de 12 de marzo de 1999 y resume un encuentro entre ambos en el Hotel Majestic (el 14 de enero de 1999), en el que el empresario le entregó "el documento de transacciones del ejercicio 1998", sobre las subvenciones de Trabajo para la formación de parados. La reunión fue confirmada posteriormente por Sánchez Llibre. Según la carta, Sánchez Llibre llamó a Pellerols el 3 de febrero para pedirle que "se pusiera en contacto con Lluis Gavaldà [antiguo director general de Empleo del Departamento de Trabajo] lo antes posible, ya que todo estaba pactado y sólo convendría concretar los temas".

El empresario afirma que Trabajo le propuso subvenciones por 330 millones, "un 20% menos que en 1998". Añade que unos días después, el 18 de febrero, le convocaron "a una reunión en el despacho de Dolors Llorens , porque querían negociar a la baja el precio/hora de los cursos pactados".

Pallerols refiere otra reunión con Dolors Llorens en la que se le rebaja la asignación de 330 millones a 275 millones "porque entienden que el importe es excesivo para entregarlo de golpe".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De nuevo le vuelven a convocar, según refiere en su carta Pallerols, el 9 de marzo, "para que modifique el título de los cursos, dado que no los encuentran oportunos". Según Pallerols, "el hecho de modificar todos los títulos de los cursos supuso que los funcionarios tuvieran que introducir las modificaciones de los títulos y volvieran a editar toda la documentación a la espera de las firmas". Los datos que ofrece Pallerols en la carta coinciden con los cursos por los que acabó recibiendo subvenciones. Las reuniones que cita Pallerols han sido confirmadas por fuentes de Trabajo.

Obtener dinero más rápido

El memorándum de Pallerols añade: "Otra forma de obtener dinero un poco más rápida sería con las resoluciones de 1999 y descontando el tanto por ciento de los cursos que pudiéramos comenzar, para así poder atender las necesidades urgentes de tesorería de UDC". El empresario continúa: "Yo no sé qué tengo que hacer (...) Aprovecho la ocasión para pedirte instrucciones respecto a mis actuaciones a realizar".Pallerols recibió a mediados de junio de 1999 la adjudicación de 250 millones para sus cursos con la firma del anterior consejero de Trabajo, Ignasi Farreres, que dimitió como presidente de UDC el 18 de noviembre pasado, sólo un día después de que el Parlamento catalán debatiese el caso del uso indebido de subvenciones por parte de empresas vinculadas a Unió.

Pallerols dirigió otra carta a Sánchez Llibre (14 de enero de 1999), recogida en el sumario, en la que se quejaba de la difusión del informe de sus centros realizado por la Intervención de la Generalitat y advierte: "Si este tema no se controla, creo que las repercusiones económicas serán catastróficas, desproporcionadas e incontrolables". Es por ello que Pallerols pide a Sánchez Llibre "una opinión política de calidad" en tanto que dice desconocer "su repercusión mediática y para el partido". Pallerols solicita a Sánchez Llibre una intervención "personal y decidida".

En el segundo escrito, Pallerols se refiere al militante de UDC Santiago Vallvé, la persona a la que grabó recibiendo entregas mensuales de 500.000 pesetas en efectivo en dos ocasiones. "Respecto al señor Santiago Vallvé, la relación es absolutamente cordial e incluso estoy muy satisfecho a nivel personal; es una excelente persona, muy cumplidora, disciplinada y entregada. En cuanto a la relación económica, actualmente las liquidaciones se efectúan en efectivo y sin ninguna disfunción cada primero de mes, de acuerdo con lo que tú me pediste. No ha sido nada fácil dado que supone el tránsito de dineros de Andorra hacia España". Pallerols añade: "No tiene a punto la situación financiera actual (...) En todo caso, adelantarte que el montante es importante, pero que convendría para su liquidación, y, por tanto, para la entrega en efectivo y/o en bienes o servicios que Lluis Gavaldà facilitase esta liquidación dando instrucciones a Josep M. Puig para que incorporase a los pagos de libre disposición del Departamento de Trabajo, pactados con el Departamento de Economía, los 220 millones pendientes de liquidarme".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS