La CAM refuerza su estrategia propia y desoye la petición del Consell de fusión con Bancaixa

El Consejo de Administración de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) rechazó ayer implícitamente la fusión con Bancaixa a medio plazo. Los cinco puntos del plan estratégico elbaorado para la CAM por la consultora Boston Consulting, aprobados ayer sin fisuras por los consejeros, refuerzan la estrategia propia de la caja alicantina y frustran los deseos del Consell de fusionar las dos grandes cajas valencianas. No obstante, fuentes de los órganos de dirección de la CAM aseguraron tras el consejo que la puerta para la fusión no está cerrada en el futuro.

El plan estratégico encargado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) para los próximos cinco años a la consultora Boston Consulting aconseja acuerdos de negocio de la caja alicantina con otras entidades españolas o europeas, pero no una fusión con Bancaixa, porque, entre otros argumentos, ésta no garantizaría una mejora de los márgenes de intermediación (diferencia entre los ingresos por concesión de créditos y los costes por depósitos). El plan estratégico no aborda explícitamente la fusión.

El Consejo de Administración de la CAM, reunido ayer extraordinariamente en su sede central de Alicante, aprobó sin fisuras las cinco grandes propuestas que contiene el plan estratégico de la entidad para los próximos cinco años. Según estas propuestas, la entidad que preside Vicente Sala aumentará su volumen de negocio de 4,3 billones de pesetas a 8 billones en el año 2005, y reducirá los costes de explotación en un 0,20% en términos de balance medio. Asimismo, se aprobó alcanzar en 2005 los 300.000 millones en recursos propios y mantener la cobertura de los activos dudosos al menos al 100%. También se dio el visto bueno a la propuesta de mantener un nivel de beneficio antes de impuestos, en términos de balance medio, de alrededor del 1%.

Fuentes solventes indicaron que de la aprobación de las cinco propuestas se desprende claramente el deseo de la CAM de potenciar su estrategia propia y, por tanto, rechazar la fusión con Bancaixa, la otra gran caja valenciana. No es el único argumento contrario a la fusión. El importante desembolso económico al que tendría que hacer frente la la CAM con la fusión no se vería compensado con un crecimiento de su liderazgo.

Aunque el plan estratégico no concreta la política de alianzas, sí aconseja la ideoneidad de llegar a acuerdos de negocio o, incluso, comprar entidades financieras en el ámbito de la Unión Europea (UE). Pero no con Bancaixa, ya que una alianza con la principal caja valenciana reforzaría el régimen de monopolio.

La CAM tiene previsto seguir con su expansión tipo mancha de aceite. Según lo acordado ayer, la entidad alicantina abrirá nuevas oficinas en aquellas zonas del territorio valenciano donde no alcanza una cobertura mínima, estimada entre el 6 y el 20%. También está previsto la ampliación de su red de oficinas en Baleares, Madrid y Cataluña.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Propuesta de actuación

El consejo de administración abordó ayer la propuesta de actuación de la CAM para el ejercicio 2001, que deberá ser elevada a la asamblea general de la entidad de ahorro que se celebrará el 20 de diciembre.El Consell, por su parte, apuesta por un cambio de rumbo en las relaciones de las dos principales cajas valencianas que permita la gestión conjunta de sus inversiones estratégicas -todo lo contrario a lo aprobado ayer por la CAM- y de la Obra Benéfico-Social (OBS). Aunque el Consell nunca se ha pronunciado expresamente a favor de la fusión, sí ha aludido implícitamente a ella: "La nueva economía y su desarrollo tecnológico exigen entidades fuertes y eficientes para poder participar en los temas estratégicos en los que queremos que esté la Comunidad", dijo el consejero de Economía, Vicente Rambla.

El Consell no ha tenido reparos en pedir a las cajas que "exploren todas las posibilidades de actuación conjunta". "El Cosell no se plantea la fórmula más adecuada sino la necesidad de que las dos entidades cambien el rumbo de sus relaciones y colaboren entre ellas". Según Rambla, CAM y Bancaixa deben colaborar en actividades relacionadas con el mercado inmobiliario.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS