Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarra aligera la fiscalidad familiar con un coste de 20.000 millones

Convertir a la familia en un "referente esencial" de la sociedad, en palabras del presidente navarro, Miguel Sanz, es el objetivo prioritario del plan impulsado por el Gobierno foral para el periodo 2001-2004, con un costo global estimado en 100.000 millones de pesetas. El primer fruto es una reforma fiscal presentada ayer por el consejero de Economía, Francisco Iribarren.Las familias navarras están en peor situación ante el fisco que las que tributan en el régimen común. Así lo venía criticando la oposición socialista y así lo ha reconocido UPN al presentar un proyecto de ley de reforma aprobado esta semana por el Gobierno regionalista que supondrá una merma de recaudación de 20.000 millones de pesetas en los próximos cuatro años.

Al margen del contenido, IU presentó ayer en el Registro del Parlamento una propuesta para que se paralice la tramitación del proyecto, dado que no se ha seguido el trámite legal de entregarlo previamente al Consejo Económico y Social (CES) de Navarra. El proyecto lo presentó Iribarren en unas jornadas organizadas por la Universidad de Navarra.

Lo que el Gobierno de Sanz hace con la reforma es equiparar la tributación familiar en Navarra a la ya existente en el Estado, incorporando de paso algunas nuevas ventajas para la unidad familiar, inexistentes en el régimen común. El acuerdo con el PSN-PSOE será una obligación ineludible del Gobierno para poder sacar adelante un proyecto que recupera el concepto de mínimo vital y lo amplía a los hijos, el cuidado de los mayores y la discapacidad, en vez de mantener las actuales deducciones en la cuota.

Régimen común

En líneas generales, las cuantías de las deducciones se equiparan a las del régimen común, salvo el mínimo personal, que se establece en 561.000 pesetas en vez de las 550.000 estatales.El tratamiento fiscal a la vivienda para las familias numerosas también sufre cambios. El proyecto de UPN amplía del 15% al 18% la deducción de la renta por gastos de compra para unidades familiares con más de tres hijos y, en los casos de tributación conjunta, la base sobre la que se aplica la deducción no podrá superar el límite anual de 3,5 millones de pesetas (en el Estado es de 1,5 millones).

Finalmente, la reforma planteada por el Gobierno navarro introduce como novedad la reducción del 6% al 5% del impuesto de transmisiones por la compra de una vivienda de segunda mano en los casos también de unidades familiares de más de tres miembros. Al margen de este paquete fiscal, UPN planea otras medidas como la subvención del 10% del salario con un tope mensual de 20.000 pesetas a los progenitores que, para dedicarse al cuidado de los hijos, opten por el contrato indefinido a tiempo parcial, o las ayudas de 55.000 pesetas a los trabajadores que pidan excedencias de hasta un año para cuidar a ancianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2000