Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

48 asesinatos cometidos en Barcelona desde el inicio de la democracia

La organización terrorista ETA ha matado a 48 personas en Barcelona y su provincia, incluido el asesinato anoche del ex ministro socialista Ernest Lluch, desde que en junio de 1975 cometió su primer atentado en la capital de Cataluña. Desde que rompió la tregua, en diciembre de 1999, la banda terrorista ha matado a dos personas en Barcelona -Lluch y el concejal del PP José Luis Ruiz Casado- y ha cometido un atentado con coche bomba en la avenida Diagonal, sin víctimas mortales.

El atentado más sangriento de ETA en esta comunidad fue el perpetrado en el centro comercial Hipercor de Barcelona, en junio de 1987, en el que murieron 21 personas, entre ellos varios niños. 20 kilos de amonal estallaron en el sótano-aparcamiento del establecimiento sin aviso previo, lo que provocó una masacre.

El primer asesinato de ETA en Cataluña se produjo el 6 de junio de 1975. El policía nacional Ovidio López Díaz murió después de que un comando atracara una sucursal del Banco de Santander y se enfrentara a un coche patrulla. Un coche bomba acabó con la vida de otro policía nacional, Angel González Pozo, el 14 de octubre de 1986, cuando custodiaba el cuartel de la Policía Nacional en la plaza de España.

El 27 de marzo del año siguiente, el guardia civil Antonio González Herrera murió a consecuencia de la explosión de un artefacto colocado en una furgoneta aparcada en el puerto, y el 2 de abril de 1987, Juan Fructuoso Gómez resultó muerto por la explosión de un artefacto colocado en un vehículo cuando transitaba por la calle, ambos en Barcelona.

El 8 de diciembre de 1990, seis policías nacionales fallecieron al explotar un coche bomba al paso del furgón en el que viajaban, cuando circulaban por Sabadell (Barcelona). Otro coche bomba, empujado por terroristas del comando Barcelona hasta el interior de la casa cuartel de Vic, causó, el 29 de mayo de 1991, la muerte de nueve personas, entre ellas cuatro niñas de entre 7 y 14 años.

El 13 de diciembre de 1991, los policías nacionales José Garrido y Francisco Javier Delgado murieron al ser tiroteados por dos etarras cuando se encontraban en el interior de un comercio del distrito barcelonés de Les Corts. El 16 de enero de 1992, dos suboficiales del Ejército de Tierra, pertenecientes al cuerpo de Música del Gobierno Militar de Barcelona, el brigada Virgio Más Navarro y el sargento primero Juan Querol Queralt, murieron ametrallados cuando se desplazaban de paisano en un vehículo particular, en las cercanías del cuartel de El Bruch de la Ciudad Condal.

El 19 de marzo, el vecino de Sabadell Antonio José Martos murió cuando se dirigía a trabajar al hacer explosión un coche bomba en Sant Quirze del Vallés, en la provincia de Barcelona. Ocho horas antes, el artificiero de la Guardia Civil Enrique Martínez Hernández, de 30 años, perdió la vida al estallar un coche trampa, en Llisa d'Amunt (Barcelona) cuando se disponía a revisarlo.

El 7 de febrero de 1994, el coronel Leopoldo García Campos, de 59 años, fue asesinado de dos tiros en la cabeza por dos pistoleros en el barrio barcelonés de Sants. Antes del asesinato este año, tras la ruptura de la tregua, del concejal del PP Ruiz Casado, el último atentado mortal de ETA en Cataluña se produjo el 18 de abril de 1994, cuando en el lanzamiento de tres granadas contra el Gobierno Militar de Barcelona murió el civil Vicente Beti Montesinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000