Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramón Oller regresa a escena como bailarín con 'Pecado Pescado'

Coreógrafo por encargo

Tras cuatro años sin subir a un escenario, Ramón Oller, responsable de la compañía de danza contemporánea Metros, ha decidido volver a bailar. Su reaparición como intérprete se producirá con el estreno del nuevo espectáculo de la compañía que dirige, Pecado Pescado, que se presenta desde mañana y hasta el próximo 3 de diciembre en Barcelona en L'Espai de Dansa i Música de la Generalitat. El coreógrafo y bailarín puntualiza que nunca ha dejado de bailar, sólo que durante este tiempo su trabajo como intérprete no le parecía interesante para el público."Para mí es un placer volver a bailar", reconoce Ramón Oller en vísperas del estreno de un espectáculo que en principio concibió como un dúo diseñado a medida para Sandrine Rouet y Jesús de la Vega, dos bailarines con quienes tenía muchas ganas de trabajar. Posteriormente el dúo se convirtió en un trío, porque Oller se contagió en tal medida de su propio proyecto que quiso estar presente desde dentro. Y, finalmente, la incorporación de Charlotta Öfverholm convirtió Pecado Pescado en dos dúos.

El coreógrafo y bailarín señala el "relevo generacional, el final de un trayecto", como el tema de la pieza, en el que los cuatro intérpretes dan vida a sólo dos personajes, uno en plena juventud y veterano el otro. "No quiero explicar muchas cosas porque es un espectáculo sencillo, y si hablo demasiado sobre él podría despistar al espectador", asegura Oller, que explica el título del montaje como "un juego de palabras que suena muy bien" y reconoce una clara inspiración cinematográfica en su nueva producción. "Es como una película en la que se van sucediendo las escenas, con una estructura muy precisa". En este espectáculo, Oller utiliza una mezcla de músicas en la que conviven temas de Franz Schubert y Frank Sinatra con una composición original de Lluís Carmona. "Sinatra es el símbolo del ambiente en que los personajes se mueven y Schubert representa la emoción que ellos transmiten", indica.

Ramón Oller es un coreógrafo muy solicitado en la escena internacional, que suele trabajar por encargo para diferentes compañías de danza, teatro y también para la televisión y cine. Así, el próximo 5 de diciembre el Ballet Hispano de Nueva York estrenará en Broadway una pieza suya, y tiene entre manos varios proyectos que no quiere desvelar. Sin embargo, él afirma que estos encargos, especialmente los más comerciales, son sólo una forma de obtener recursos para dedicarlos a lo que realmente le interesa y le llena, el trabajo con Metros. "No me siento más importante por hacer una película o estrenar en Broadway, lo hago para continuar con mi trabajo de cada día. En realidad, espectáculos como éste son los que hacen que me dedique a otras actividades más comerciales", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000