Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres trabajadores de la construcción mueren en el tajo en apenas siete horas

"No había red ni barandilla"

La lista negra de fallecidos en accidente laboral suma tres nuevos nombres de golpe. Tres trabajadores del sector de la construcción murieron ayer en el tajo en un intervalo de apenas siete horas, según informó un portavoz del Insalud (061). Los sindicatos UGT y CCOO denuncian que dos de las tres muertes se debieron a que las obras no cumplían con las preceptivas medidas de seguridad laboral.El primero de los accidentes sucedió en una nave en construcción de la calle de Montesdeoca, en un polígono empresarial de San Sebastián de los Reyes. Unos trabajadores salían de la nave para almorzar hacia las 10.00. Entre ellos iba Juan R., de 39 años. Una plancha metálica cayó desde lo alto de la nave y le golpeó en la cabeza. El trabajador quedó malherido. Cuando el médico del Insalud llegó para atenderle, aún tenía pulso. El operario estaba muy grave y no llegó con vida al Hospital de La Paz, según informó un portavoz del Insalud.

Los representantes sindicales de UGT y CCOO denuncian que esa placa metálica "no tenía el anclaje suficiente". Pero reconocen que, según todos los indicios, Juan "no llevaba puesto el casco de seguridad en el momento del accidente y, aunque se tratara de un momento de descanso, estaba en la obra", aclaró Tomás Martínez, secretario general del Metal, Construcción y Afines de UGT de Madrid.

A las 16.00, otro trabajador perdía la vida en plena faena. Francisco R. C., de 48 años, trabajaba en la construcción de un inmueble en la Vía Lusitana (Carabanchel) cuando se precipitó al vacío desde una altura de 20 metros. Murió al instante. Los médicos del Insalud sólo pudieron certificar la muerte.

"El edificio en construcción carecía de barandilla de seguridad y no tenía red -se sitúa normalmente a la altura de la planta baja- para frenar la caída del operario", explicó ayer Alberto Trigo, secretario general de la construcción de CCOO en Madrid. Los sindicalistas también reconocen que este operario no llevaba cinturón de seguridad, que le hubiera sujetado a la estructura, impidiendo la caída.El motivo de la muerte de la tercera víctima de un accidente laboral registrada ayer en la región no está del todo claro. Jesús D., de 58 años, trabajaba en el arreglo de la fachada del inmueble de la calle del Avemaría, 26, en distrito de Centro. Estaba subido a un andamio de escasa altura, apenas poco más de un metro, cuando cayó de espaldas contra el suelo. Por el momento se desconoce si se cayó porque sufrió un mareo o un infarto, o bien si falleció por el golpe en la nuca.

Por otro lado, seis trabajadores resultaron heridos, uno de ellos grave, cuando viajaban en autobús por la carretera de Andalucía de regreso a sus casas, en Toledo. Una de las planchas de PVC que llevaba un camión salió volando e impactó contra una ventana del autobús, rompió el cristal y le golpeó en la frente al trabajador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de noviembre de 2000