Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo proyecto obliga a los institutos de Brasil a ofrecer la asignatura de español

Los alumnos de centros públicos y privados podrán decidir si escogen la materia

Río de Janeiro

El español será una asignatura de oferta obligatoria en los centros de enseñanzas medias privados y públicos de Brasil. Así lo establece la propuesta elaborada por el relator de la Comisión de Enseñanza del Parlamento brasileño. La medida, que cuenta con fuertes apoyos políticos, establece que los centros educativos tienen que ofrecer obligatoriamente la enseñanza del castellano en los cursos equivalentes a cuarto de ESO y primero y segundo de bachillerato (que suman seis millones de alumnos), pero dejando libre al alumno cursar o no dicha asignatura. También establece que esta enseñanza sea optativa en sexto de primaria y segundo y tercer año de ESO (en su equivalente español).

Polémica legal

La propuesta da un plazo de cinco años para que las escuelas ofrezcan la enseñanza del español, que deberá realizarse "en el horario regular de clase de los alumnos". La medida, una enmienda al proyecto de ley de enseñanza del español, ha sido preparada por el relator de la Comisión de Enseñanza del Parlamento, el diputado Átila Lira, y será presentada al Parlamento el día 22. Sus contenidos modifican la ley que aprobó el Senado brasileño sobre la introducción obligatoria del español en las escuelas y que estuvo a punto de ser rechazada por la citada comisión parlamentaria por su presunta inconstitucionalidad.El relator expresó a este periódico su seguridad de que la comisión, que en su mayoría era contraria a ratificar la ley ya aprobada por el Senado, va a aceptar su propuesta sin dificultad. "Ha sido fruto del estudio de un grupo de expertos y hemos consultado con muchas universidades y con los secretarios de Educación de los diferentes Estados del país", dijo Lira.

El relator, miembro del Partido Socialista Democrático Brasileño, la formación del presidente de la República, Fernando Henrique Cardoso, fue desde el principio acérrimo enemigo de la ratificación parlamentaria de la ley aprobada por el Senado. Su principal baza contra la normativa y con la que convenció a la mayoría de los 27 miembros de la comisión (formada por nueve partidos) era que esta ley contradecía supuestamente el artículo 36 de la Ley de Bases de Educación. Este apartado establece que la lengua extranjera obligatoria debe ser elegida por la comunidad escolar. Ahora, con la nueva propuesta del relator, aunque se obliga a las escuelas públicas y privadas a proporcionar la enseñanza del español, se brinda al mismo tiempo a los alumnos la facultad de no seguir dicha enseñanza.

Todo hace pensar que la propuesta de Átila Lira va a quitar un quebradero de cabeza al mismo presidente Cardoso, que acababa de recibir en España el Príncipe de Asturias, entre otros motivos, por haber introducido en Brasil la obligatoriedad de la enseñanza del español. Precisamente, ante el temor bien fundado de que la ley fuera rechazada por la Comisión de Enseñanza del Parlamento, se consiguió atrasar dicha votación hasta después de la entrega del premio a Cardoso.

Según Francisco Moreno, director del Instituto Cervantes de São Paulo, este cambio de propuesta va a permitir con mucha probabilidad la aprobación de la ley. "Sin la obligatoriedad por parte de las escuelas de ofrecer la enseñanza del español, la gran masa de las escuelas públicas, que son mayoría en este país y que son las menos dotadas económicamente, no podrían, ni queriendo, impartir dicha enseñanza. De este modo, el Estado tendrá que hacerse ahora cargo de la preparación de los profesores necesarios y de los materiales didácticos para los estudiantes", indicó Moreno.

Por lo que se refiere a la posibilidad de que los alumnos puedan rechazar dicha enseñanza del español, el director del Cervantes afirmó que el 90% se van a acoger a dicha opción. Sólo en el caso de que se ofrezca como alternativa al inglés podrían reducirse a un 50%. Moreno, con todo, señaló que en las universidades, la petición de español supera a la del inglés.La noticia de que, con su nueva propuesta, el relator de la Comisión Átila Lira pueda conseguir salvar la ley de la enseñanza obligatoria del español -tan importante para un país como Brasil que intenta liderar América del Sur- fue muy bien recibida tanto en los ambientes políticos brasileños como en las instituciones españolas y latinoamericanas presentes en el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 2000