Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eros Ramazzotti presenta 'Estilo libre', su nuevo disco tras cuatro años de silencio

"Me debo al personaje que yo mismo he construido", afirma el cantante romano

Eros Ramazzotti estuvo ayer en Barcelona, donde actuó en la ceremonia de entrega de los Premios Ondas. Dedicó parte de su tiempo en la ciudad para promocionar Estilo libre, su primer elepé tras cuatro años de silencio discográfico. El disco no es abundante en baladas, y los arreglos le acercan más al pop-rock que al romanticismo cursi. "Sí, es así", afirma Eros; "poco a poco voy introduciendo pequeños cambios en mi estilo, de forma que algún día pueda hacer las cosas que yo deseo. Pero, hoy por hoy, me debo al personaje que yo mismo he construido".

"Es algo que tengo que aceptar como parte del papel que juego en el campo de la música", dice Eros Ramazzotti. "Hoy por hoy, no puedo rebelarme contra ese papel; es parte de mi vida".Lo cierto es que Ramazzotti sí que parece rebelarse, aunque sea tímidamente, contra esa imagen de perfecto cantante melódico que sólo ocupa su boca con amor, como prueba su último disco.

"No puedo hacer cambios bruscos; sería como tirarme al agua con una piedra atada a los pies. Hoy por hoy, formo parte de ese grupo de artistas que venden millones de discos, y sería ridículo que ahora me pasase a los sonidos alternativos. Ahora mismo, no puedo hacer música difícil que plantee dificultades de comprensión. Es algo que han hecho muchos otros para ganarse la credibilidad ante la prensa, pero luego les ha dejado su público y también los periodistas a los que hicieron caso. Yo no haré esto", responde con seguridad el cantante romano.

De acuerdo, pero ¿no se siente esclavo de un personaje con escasa capacidad de movimiento? "En la actualidad, me siento bien, no extraordinariamente bien, pero bien al fin y al cabo. Me siento satisfecho con lo que he hecho a lo largo de mi carrera, y poco a poco introduzco pequeñas variaciones que me orientan hacia mi futuro. Por ejemplo, en este disco no hablo del amor desde el punto de vista clásico de los cantantes de mi estilo. Puede que el público no se dé cuenta, pero yo sí, y esto ya es importante para mí. Desde luego, me ayuda a no sentirme un esclavo del Eros que he ido construyendo a lo largo de mi carrera. Además, no puedo olvidar que esa criatura la he creado yo mismo. Por otro lado, hay tantas cosas que me fastidian en el mundo...".

Ramazzotti parece iniciar una ligera mutación con Estilo libre, mutación que ya se percibe tan sólo contemplando el riguroso corte de pelo que se ha practicado. "En aspectos como mi presencia física, ya desde hace cierto tiempo hago lo que quiero, pero no es menos cierto que has de hacerlo mirando por el rabillo del ojo para comprobar las reacciones del público".

La sorpresa se instala en la cara de Eros cuando se le pregunta sobre la idoneidad de Cher como artista para hacer un dueto con él en el disco. Cher, un símbolo del mundo gay, cantando con un ídolo melódico. "¿Cher, icono de los homosexuales? Jamás lo habría pensado", dice.

Admirador de Paolo Conte, Ramazzotti está convencido de que su forma de hacer música "pasea por el mundo una forma de cantar que es propia de mi país". Y también dice estar seguro de que el éxito de Tonino Carotone no durará más de unos meses en Italia.

Ramazzotti afirma sentirse muy cómodo cantando en castellano -"no lo hago en inglés porque es un idioma que no siento"- y está metido en el proceso de deconstruir poco a poco su propio personaje sin que ello le deje desnudo ante el mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de noviembre de 2000