Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Patente

Los diccionarios no hacen sino condensar organizada y sintéticamente la experiencia de la vida. Más que manuales de ortografía para sacarnos de duda son auténticos archivos de la historia. La trabajosa confección de los mismos no hace sino destacar ese concepto de trabajo que ocupa la vida de sus autores. María Moliner, como ejemplo ya conocido, nos muestra ese gusto por las cosas bien hechas y esa sensación que uno tiene al moverse entre las columnas de su diccionario: navegamos, término muy actual, por la vida de antes y de ahora.Patente, según la ilustre lexicógrafa, en una de sus acepciones significaría: "Permiso o derecho que alguien disfruta y que está negado a otros", similar al término privilegio. Como anillo al dedo me viene este término para definir lo ocurrido entre la Caja de Ahorros de Granada, La General, y el PP de Andalucía. Según la noticia, dicha Caja General ha perdonado una deuda que tenía el PP con esa institución. Aquellos 8 millones solicitados y prestados hace 15 años se habrían convertido por intereses y demoras en casi 30 millones. De un plumazo, perdonada queda dicha deuda. Dejo al margen si puede haber coincidido con dicha condonación la retirada de las denuncias judiciales que tenía contra esa Caja el partido presidido por Teófila Martínez.

En el hecho aparecen dos aspectos bastante preocupantes para la imagen de una sociedad democrática. El primero es que un partido político que presume de seriedad haya podido estar 15 años sin pagar sus deudas. El otro afecta a la credibilidad de una institución financiera pública que, además de no haber sido capaz de cobrar su pasivo, ha establecido inadmisibles varas de medir en una sociedad de iguales, al perdonar graciosamente el adeudo de un partido político cuando sabemos lo que nos cuesta a todos un día de atraso en el pago de las hipotecas. Ha establecido una moderna patente, un nuevo sistema de privilegios y excepciones. Esa medida puede haber ayudado sin duda a eliminar las reticencias del PP hacia la Ley de Cajas de Ahorro pero lo que no es tan seguro es que haya aumentado el prestigio de estas instituciones financieras como creadoras de economía social

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS