Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canorea niega cualquier relación con la retirada de Curro Romero

Ningún torero será contratado más de tres tardes en el abono de 2001 en Sevilla

El empresario de la plaza de la Maestranza de Sevilla, Eduardo Canorea, considera que el conflicto surgido entre la empresa Pagés, que representa, y el diestro Curro Romero, a raíz de la caída del cartel de éste de la pasada Feria de San Miguel y el posterior veto de Canorea al festival de Andex, no ha influido en la retirada del torero de los ruedos. Por el contrario, entiende que Romero tenía adoptada la decisión con antelación y la ha hecho pública al final de la temporada "para molestar menos".

La estampa de Curro

El empresario sevillano analiza positivamente su primer año al frente de la Maestranza tras la muerte de su padre el pasado mes de enero, comenta de puntillas lo ocurrido en la Feria de San Miguel (de los seis toreros anunciados sólo actuó Juan Mora), habla maravillas sobre Curro Romero, y apunta algunas novedades para la próxima temporada. Entre éstas, destacan que ningún torero será contratado más de tres tardes en el abono de la próxima Feria de Abril; desaparece la tradicional corrida del "lunes de resaca"; no volverán, de momento, los guardiolas ni los victorinos, y se lidiarán toros de algunas ganaderías salmantinas.Curro Romero y Morante de la Puebla presentaron sendos partes médicos a última hora para no torear en la Feria de San Miguel; días más tarde, Canorea vetó el mano a mano entre ambos toreros para el festival de Andex, que se celebró finalmente en La Algaba, y Romero arremetió duramente contra el empresario.

A pesar de todo lo sucedido, Canorea no desea reabrir heridas, mide sus palabras y hace un ejercicio de exquisita prudencia. "Sigo pensando que aquel cartel no era oportuno", dice, "porque se había hablado de un festival con seis toreros, y, de pronto, después de lo sucedido en la feria, se anuncia un mano a mano que no tenía sentido".

Resta importancia a las duras palabras de Curro Romero -llegó a decir refiriéndose al empresario que "ya se comentaba por Sevilla que cuando éste coja las riendas nos vamos a enterar"-, y afirma que "cuando llega un señor nuevo, te enteras de cómo es ese señor, pero Curro es Curro, un torero que lo ha demostrado todo, de quien he sido seguidor y a quien respeto como persona; tiene derecho a expresar sus opiniones y yo a responderle o callarme". "Después de su retirada", añade, "me parecería zafio desvirtuar su estampa".Admite el empresario que aún no ha hablado con el torero: "Y espero poder hacerlo y que me explique lo que dijo, aunque tampoco me mentó a mi madre". "Hay que estar agradecido a Curro por todo lo que nos ha dado", concluye, "y no pasar ahora una facturita absurda que por mi parte está olvidada".

Asimismo, el empresario niega que, a raíz de lo sucedido, el torero de Camas pudiera tener problemas para su contratación en la próxima feria, y rechaza la influencia de este asunto en la retirada de Curro. "Personalmente, pienso que la decisión de retirarse la tenía tomada con antelación, y lo ha hecho a final de temporada para molestar menos; Curro es un ser humano que tiene derecho a descansar, una gran persona, el paisaje humano de toda la afición sevillana durante 42 años".

Se muestra moderadamente satisfecho de la Feria de Abril de este año, dice estar abierto al cambio, aunque se mantendrá la estructura del abono, y tiene algunas ideas claras sobre el futuro. En principio, ningún torero será contratado más de tres tardes en el abono, desaparece el "lunes de resaca", que, a su juicio, "tuvo sentido mientras fue día festivo"; y no volverán el próximo año los pedrajas ni los victorinos "por su mal juego en sus últimas comparecencias". El empresario anuncia que ha visto las ganaderías de El Pilar, Garcigrande, Puerto de San Lorenzo, Samuel Flores y Celestino Cuadri, "aunque éste último no tiene corrida apropiada para Sevilla".

Eduardo Canorea sólo se altera cuando se le pregunta quién elige las ganaderías: "El empresario, siempre el empresario", afirma con contundencia. "Y los toros, entre el ganadero y el empresario; sólo nosotros", enfatiza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2000