Muere una adolescente en el Reino Unido por la enfermedad de las 'vacas locas'

El fallecimiento de un hombre de 74 años el pasado año hace temer más casos sin detectar

Una chica de 14 años falleció ayer en Wigan, cerca de Manchester (Reino Unido), a causa de la forma humana de la enfermedad de las vacas locas, también llamada nueva variante del mal de Creutzfeldt-Jakob. Con este nuevo caso, el número de víctimas mortales de la enfermedad, supuestamente transmitida por el consumo de carne de vacuno contaminada, se eleva a 81 en el Reino Unido desde que, a partir de 1986, la notificación de los casos es obligatoria. La adolescente había aparecido el miércoles en un programa de la televisión privada británica Canal 4.

La muerte de Zoe Jeffries, que hubiera cumplido 15 años el mes que viene, se produce tres días después de que un comité científico creado por el Ejecutivo laborista de Tony Blair dictaminara que los anteriores Gobiernos británicos, conservadores, habían minimizado los riesgos y ocultado información a los ciudadanos durante la crisis de las vacas locas. El periodo de incubación es muy largo, y lo más probable es que la joven Jeffries se contagiara durante aquellos años.En el reportaje televisivo, que tuvo un gran impacto social, Zoe aparecía tendida en la cama de su habitación y sólo emitía algún ocasional gemido. Su madre, viuda, contaba que Zoe había sido una chica normal y llena de energía hasta hace dos años. En abril de 1998 aparecieron los primeros síntomas -entre ellos, una tendencia a la depresión y problemas para caminar- y un neurólogo diagnosticó la enfermedad.

La madre, Hellen, ha declarado que su hija ha sido "asesinada" por la inconsciencia de la Administración británica, que tardó años en admitir públicamente que existía la posibilidad de que la enfermedad de las vacas locas pudiera transmitirse a los seres humanos a través del consumo de carne, como los científicos venían advirtiendo desde la segunda mitad de los años ochenta. El informe dado a conocer el jueves por el comité de expertos independientes nombrado por Blair viene a respaldar esa opinión.

Coincidiendo con ello, la muerte de un británico de 74 años por la misma enfermedad, ocurrida el año pasado, pero cuyo diagnóstico no fue confirmado hasta el sábado, ha suscitado el temor a que la dolencia pueda afectar a un sector mayor de la población de lo previsto, ya que hasta ahora las víctimas habían sido sobre todo jóvenes. Los médicos sólo habían encontrado víctimas de entre 12 y 55 años.

A la nueva víctima no se le diagnosticó la enfermedad hasta después de muerta, lo que suscita sospechas de que otras personas de elevada edad podrían estar también infectadas sin que antes se hubiera pensado en ello. Los síntomas son parecidos a los de la demencia senil. La variante humana de la enfermedad de las vacas locas, causada por una proteína llamada prion, va consumiendo el cerebro hasta convertirlo en una especie de esponja.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS