El partido de Arafat llama a los palestinos a intensificar la Intifada

La guerrilla libanesa Hezbolá exige más ataques suicidas contra el Ejército de Israel

El partido hegemónico palestino Al Fatah efectuó ayer un llamamiento solemne y sin ambigüedades a toda la población para que intensifique la Intifada. La convocatoria del partido que lidera Yasir Arafat podría suponer el abandono definitivo del proceso de pacificación pactado con los israelíes hace una semana en la cumbre de Sharm el Sheij. La proclama coincidió ayer con una nueva oleada de violencia en los territorios autónomos, en la que resultó muerto un manifestante y otros 60 fueron heridos.

"Al Fatah llama al pueblo a continuar e intensificar la Intifada", pidió ayer el partido mayoritario de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en un comunicado difundido por todos los territorios autónomos. Al Fatah reivindicó al mismo tiempo la dirección de la Intifada y expresó su ambición de convertirse "en la vanguardia del pueblo en su lucha contra la ocupación israelí".Al Fatah se sumó con este llamamiento a la posición radical de las otras 11 fuerzas políticas palestinas, entre las que se encuentran los islamistas de Hamás y Yihad Islámica, que desde hace una semana están lanzando proclamas en este sentido tratando de intensificar la lucha, continuar con las movilizaciones y convertir la Intifada en una verdadera guerra de independencia nacional.

La toma de posición de Al Fatah vino precedida ayer por unas vehementes declaraciones a la radio palestina de Taeb Abdel Rajim, secretario general de la Autoridad Palestina, quien aseguró que el Gobierno de Arafat está dispuesto a defender "con todas sus fuerzas y todos sus medios" a la población, lo que algunos sectores han interpretado como el anuncio de una hipotética movilización de sus 40.000 miembros de los cuerpos de seguridad.

El llamamiento de Al Fatah fue seguido ayer por centenares de jóvenes en Cisjordania y Gaza que llevaron a cabo enfrentamientos con las fuerzas israelíes, en el transcurso de los cuales se produjo un muerto y más de 30 heridos. Los incidentes más graves volvieron a tener como escenario el sur y el norte de Gaza, donde las guarniciones israelíes que custodian las fronteras fueron atacadas con piedras, pero sobre todo con cócteles mólotov.

Los enfrentamientos también se extendieron en las localidades cisjordanas de Al Hadar y Beit Sahur, cerca de Belén, así como en Jenin y Beitunia, próximas a Ramala, donde las fuerzas Tanzim (las milicias armadas de Al Fatah) obligaron por la fuerza a todos los ciudadanos a secundar una huelga general y a cerrar sus tiendas en solidaridad por un vecino que había muerto el día anterior en los incidentes con los soldados israelíes.

Hezbolá, la guerrilla shií libanesa, apoyó ayer la orden de movilización general de Al Fatah con un llamamiento que el secretario general de la organización, el jeque Hassan Nasrallah, lanzó desde su cadena de televisión, Menara, en Beirut, alentando a los palestinos a efectuar ataques suicidas contra los israelíes.

"Las operaciones efectuadas por los mártires son el medio más eficaz para hacer frente a los sionistas", ya que, en su opinión, este tipo de acciones "tienen un fuerte impacto material y moral sobre el enemigo, sumergiéndole en el terror", afirmó el jeque. "Es inaceptable que los palestinos continúen luchando con piedras. Deberían poder utilizar verdaderas armas", recalcó finalmente Nasrallah.

La ofensiva palestina acelerará sin duda, en las próximas horas, las negociaciones que el primer ministro Ehud Barak está llevando a término con el líder de la derecha Likud, el ex general Ariel Sharon, para configurar un Gobierno de unidad nacional. El encuentro que los dos líderes habían previsto celebrar ayer por la noche, al finalizar la fiesta religiosa del sabath, para cerrar el pacto quedó inexplicablemente aplazado. Se espera, sin embargo, que Sharon y Barak acaben hoy, domingo, de perfilar el acuerdo que parcialmente alcanzaron sus representantes el pasado viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de octubre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50