ERC y PNV lamentan que Duran se acerque a las tesis de los populares sobre el nacionalismo

Josep Antoni Duran Lleida consiguió ayer centrar por unas horas la atención política en torno a su persona por un tema distinto del caso Pallerols. La conferencia que pronunció el miércoles en la Universidad de Barcelona provocó reacciones contrapuestas. El PP se felicitó por lo que considera un acercamiento de Duran a las tesis del giro catalanista de los populares. Esquerra y el PNV también lo vieron así. Y en Convergència, sus dirigentes se mostraron cautos. Su secretario general, Pere Esteve, defendió la vigencia del soberanismo que Duran había desdeñado.

Ayer en el Parlament todo el mundo, menos los dirigentes de Convergència y el socialista Pasqual Maragall, se apresuró a opinar sobre las teorías del nuevo catalanismo expresadas por el líder democristiano. Jordi Pujol despachó a los periodistas con un lacónico: "Hoy llevo el casco de presidente de la Generalitat" y, por tanto, le resultaba muy engorroso cambiárselo por el de presidente de CDC. El líder de los socialistas catalanes también optó por el silencio porque dijo desconocer el contenido de la conferencia; aunque, ante la insistencia de los medios de comunicación, advirtió sobre las consecuencias negativas que tendría para Cataluña un permanente debate sobre la cuestión sucesoria en la coalición nacionalista. "Pasar tres años [hasta el final de la legislatura] discutiendo sobre quién es el candidato y sobre qué bandera llevará es perder tres años", afirmó. En tono irónico añadió que si Duran tiene alguna idea importante para Cataluña, el sitio idóneo donde expresarla es el Parlament.Los conservadores fueron quienes más satisfechos se mostraron por la conferencia que dio Duran en el paraninfo de la UB, organizada por la fundación de mujeres empresarias Grup Set. Sobre todo por el hecho de que el líder de Unió rechazara las tesis soberanistas, apostara por un catalanismo político más social y se mostrara partidario de participar en el "proyecto global" de España.

El presidente del PP catalán, Alberto Fernández Díaz, no pudo ocultar su satisfacción. "No cobraremos derechos de autor", afirmó sobre la presunta coincidencia entre las tesis de Duran y el giro catalanista que los conservadores aprobaron en su congreso de septiembre, "pero ahora es necesario que Duran concilie sus palabras con los hechos de CiU".

La conferencia del líder de Unió fue objeto de todo tipo de ironías y metáforas. El secretario general de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod Rovira, manifestó que las teorías de Duran suponen "la presentación de una demanda de divorcio" en la coalición nacionalista, donde dijo apreciar dos tipos de proyectos, el democristiano y el convergente, "más progresista y soberanista". "Habrá que ver cuánto dura esta cohabitación de ideas cada vez más divergentes", abundó.

A juicio de Carod Rovira, los argumentos del líder de UDC suponen un escoramiento al Partido Popular y la pérdida de su centralidad política, aunque se congratuló de la coincidencia en algunos planteamientos, como el de superar una visión del catalanismo "centrado en aspectos identitarios e introducir los económicos y sociales".

Las críticas no sólo llegaron desde Cataluña. La diputada del Partido Nacionista Vasco (PNV) Margarita Uría aconsejó a Duran Lleida que ayude a "prestigiar" el nacionalismo si considera que está "desprestigiado" por diversos conflictos internacionales, entre ellos el de los Balcanes. Uría también coincidió en afirmar que los democristianos se acercan paulatinamente al PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, Rafael Ribó, que asistió al acto, lamentó que Duran Lleida se quedara corto en el lanzamiento de su candidatura a suceder a Pujol.

Debate soberanista

A Josep Antoni Duran Lleida no le gustó ni pizca tal coincidencia de opiniones. En Girona precisó que nunca propuso un acercamiento al PP y que Alberto Fernández Díaz no había entendido nada de su conferencia. Por este motivo, informó de que ha enviado por escrito su alocución tanto a Fernández como a Carod Rovira, que no asistieron al acto, según informa Gerard Bagué.De Convergència, tan sólo su secretario general, Pere Esteve, y el portavoz en el Congreso, Xavier Trias, se manifestaron públicamente sobre la conferencia, pero lo hicieron en sentido contrapuesto. Trias defendió la complementariedad de los discursos de Duran y de Artur Mas y negó que supusieran un acercamiento al PP.

Esteve defendió, por su parte, la actualidad del debate "soberanista" en toda Europa, un término que el democristiano consideró "indefinido, más simbólico que real". "Cuando se está discutiendo la ampliación de la Unión Europea, el funcionamiento de la comisión, el peso de los países, es un tema de soberanía, de la soberanía de cada país, por lo que el soberanismo tiene unos componentes de plena actualidad", manifestó.

El portavoz de Unió, Jordi Casas, afirmó que el discurso no supuso un frente contra CDC, sino una "aportación desde el nacionalismo (sic)", un término que Duran reclamó que se aparque.

Jose Maria Tejederas Chacon

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS