Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presupuestos de la Generalitat para 2001 son los más restrictivos desde la llegada del PP

El Consell aprobó ayer los presupuestos más restrictivos desde el ascenso de Eduardo Zaplana a la presidencia de la Generalitat en julio de 1995. El presupuesto de la Administración, al margen de las empresas públicas y organismos autónomos, suma 1.296.000 millones, cifra que representa un aumento del 6,3% respecto al presupuesto inicial de 2000. Las cuentas públicas prevén un crecimiento de la economía valenciana del 3,7% y estiman la subida de la inflación en un optimista 2%. El crecimiento del PIB nominal sería pues, con suerte, del 5,7%.

Vicente Rambla, consejero de Economía y Hacienda, evitó calificar las cuentas de 2001 como restrictivas. Sólo asumió que el presupuesto "está especialmente comprometido con la contención del gasto público", un objetivo que ha supuesto "un enorme esfuerzo", explicó.Rambla evitó datos concretos sobre las cuentas públicas "por deferencia" a los grupos parlamentarios que recibirán el proyecto de ley el próximo lunes. Pero adelantó que las cuentas públicas se han elaborado con tres objetivos: lograr el equilibrio presupuestario -el déficit cero- sin merma para el gasto social; garantizar un crecimiento económico sostenido; y alcanzar el pleno empleo a lo largo de la presente legislatura.

Todos los indicadores previstos por la Generalitat superan en unas décimas las estimaciones del Estado. El crecimiento del PIB de la Comunidad Valenciana en 2001 se sitúa en el 3,7%; el consumo crecería en un 2,9% y la inversión, un 7,3%. La demanda externa, sin embargo, bajaría ligeramente, también por encima de las previsiones del Estado. Así las exportaciones crecerían un 10,1% y las importaciones un 10,9%. El indicador más sospechoso, sin embargo, es la previsión de inflación, que asciende al 2%, lo mismo que en el conjunto del Estado. Los salarios de los empleados públicos crecerán de acuerdo con esa cifra.

Según Rambla, a lo largo de 2001 se crearán 50.000 empleos en la Comunidad Valenciana, un objetivo que calificó como "muy prudente". El responsable de Hacienda recordó que ya se ha superado el objetivo de consolidar 42.000 nuevos empleos a lo largo de 2000, pero de acuerdo con el carácter restrictivo de las cuentas públicas insistió en trasladar esa responsabilidad al sector privado.

Otra línea básica en la redacción de las cuentas públicas sería el apoyo a la competitividad empresarial, a través de inversiones en I+D que permitan modernizar los procesos productivos para agregar valor añadido.

Rambla también destacó el gasto público en infraestructuras, con especial mención a la empresa pública para las infraestructuras educativas, de reciente creación, que dirigirá Javier García-Lliberós, en quien concurre la circunstancia de ser esposo de la portavoz del Consell, Alicia de Miguel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2000

Más información

  • Las cuentas públicas prevén un crecimiento de la economía del 3,7% y una inflación del 2%