Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat reclama ayudas especiales porque el 25% de los inmigrantes llegados a España viven en Cataluña

El secretario para la Inmigración de la Generalitat, Àngel Miret, reclamó ayer al Gobierno que conceda a la Generalitat una financiación especial para realizar políticas de integración de los inmigrantes. Miret señaló que Cataluña acoge al 25% de los inmigrantes no comunitarios que residen legalmente en España. "Cataluña no puede tener un tratamiento financiero igual al del resto de las comunidades autónomas cuando uno de cada cuatro inmigrantes de fuera de la Unión Europea vive aquí", declaró Miret. A su juicio, las políticas que se desarrollan en Cataluña para garantizar los derechos de los inmigrantes y lograr su integración deben recibir "una financiación extraordinaria porque las circunstancias son también extraordinarias o especiales". Miret subrayó que el grupo de CiU en el Congreso ha presentado ya enmiendas en este sentido a la Ley de Extranjería y que también aprovechará el trámite de aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2001 para insistir en la petición.

Las políticas de inmigración en Cataluña tienen desde ayer un nuevo documento marco de referencia. La Generalitat, la Diputación de Barcelona, la Federación de Municipios de Cataluña, la Asociación Catalana de Municipios y un elevado número de asociaciones y organizaciones no gubernamentales firmaron ayer la denominada Declaración de Manresa, un texto titulado Una nueva ciudadanía para una Cataluña intercultural.

El documento, que se aprobó en Manresa en el marco del Foro sobre la Inmigración, celebrado este fin de semana en la capital del Bages, basa toda su argumentación en la necesidad de "pasar de vivir juntos a hacer cosas conjuntamente", lo que supone que cualquier política sobre los inmigrantes extracomunitarios debe partir de la igualdad de las personas.

En el documento se establece que la "identidad nacional catalana no será el resultado de la disolución de las identidades culturales, sino de la articulación de estas identidades en un proyecto social común y plural al mismo tiempo". Asimismo, se afirma en él que actualmente la exclusión social y económica es creciente, y que hay una tendencia hacia "la división étnica del trabajo". La Declaración de Manresa también advierte sobre las actitudes racistas que se dan en Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 2000