Irak amenaza con cortar su exportación de crudo si no se le permite cobrar en euros

Irak ha encontrado un nuevo motivo para aumentar aún más, si cabe, la inquietud que sufre el mercado del crudo. Ayer, el Gobierno iraquí amenazó con suspender las exportaciones de petróleo -produce tres millones de barriles al día- si la Organización de Naciones Unidas (ONU), que desde la Guerra del Golfo supervisa las ventas de crudo iraquíes en el marco del programa petróleo por alimentos, no autoriza que las transacciones en el seno de dicho programa se realicen en euros en lugar de en dólares, como hasta ahora sucede.Los pagos por el petróleo iraquí, que se depositan en un banco francés en Nueva York, se contabilizan hasta la fecha en dólares y llegan a Irak en forma de alimentos y medicinas. Irak quiere que el sistema de pagos se base en el euro, lo que supone un movimiento político de acercamiento a los países menos beligerantes con Sadam Hussein y, al tiempo, una nueva maniobra que puede contribuir a desestabilizar más el ya de por sí agitado mercado petrolero.

Irak ya suspendió parte de sus exportaciones en octubre de 1999, justo cuando el descenso de producción de los países productores de petróleo empezó a desatar las alarmas en las economías desarrolladas.

Aquella decisión, que redujo el petróleo disponible en los mercados internaciones en 2,2 millones de barriles diarios, duró tres semanas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS