LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

"Esto es increíble, estamos en una situación límite"

Los voluntarios que ayer atendieron a los inmigrantes que, casi de uno en uno, eran trasladados por la Guardia Civil a tierra desde aguas del Estrecho se quedaron sin palabras ante el rosario de hombres y mujeres empapados y ateridos que apenas tenían fuerzas para mantenerse en pie. "Esto es increíble, estamos en una situación límite", acertaban a decir.Precious es el nombre de pila de una joven nigeriana que, junto a otros muchos, ha hecho un largo viaje desde su país en busca del sueño de Europa. "Salí de mi país hace tres meses porque allí no se mueve el dinero, no hay futuro para los jóvenes y sólo el Gobierno cuenta con numerosos privilegios", explicaba la joven. Ella estaba entre quienes confirmaban que algunos de los inmigrantes habían llegado a bordo de un buque mercante que les desembarcó a pocos millas del litoral. "Sí. Es verdad que algunas de estas personas han viajado a bordo de un gran barco pero otras, como yo, hemos llegado en pequeñas embarcaciones", aseguró. Ni Precious ni ninguno de los inmigrantes quisieron responder cuánto habían pagado por realizar el viaje y de dónde había partido el supuesto mercante.

Más información
La Guardia Civil detiene a 445 inmigrantes en la mayor avalancha registrada en el Estrecho

Juan Luis Hidalgo, funcionario del Ayuntamiento de Tarifa encargado de las instalaciones deportivas donde fueron alojados los indocumentados, y Romualdo Urbano, socorrista de la piscina municipal, se multiplicaban ayer junto a los voluntarios de las ONG para atender al centenar de inmigrantes acogidos en el polideportivo. "Nunca había visto nada igual", aseguró el socorrista que recogió a una joven subsahariana nada más pisar tierra. "Venía en muy mal estado, la cogí y me la eché a la espalda para trasladarla hasta aquí, hasta el polideportivo, donde le dimos un baño de agua caliente y pudo recuperarse un poco antes de ser trasladada al centro de salud", narró Urbano.

No sólo el gran número de personas interceptadas impresionó a Hidalgo. También el tamaño de una de las embarcaciones, ya que, según apuntó, "nunca había visto una zodiac de esas dimensiones". "Es impresionante cómo intentan hacerse con las ropas, sean de las tallas que sean, porque su único deseo al llegar es estar secos", dijo un voluntario de la Cruz Roja.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS