Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Razones de la globalización

Los anticapitalistas que protestan (...) y que esperan hacer mucho ruido en Praga la próxima semana cuando la ciudad sea sede de la reunión anual del Banco Mundial y el FMI están equivocados en casi todo. Sin embargo, tienen razón en dos temas, y la importancia de estos puntos sería difícil de exagerar. Tienen razón en que el tema que más presiona moral, política y económicamente en nuestro tiempo es la pobreza del Tercer Mundo. Tienen razón en que la marea de la "globalización", con todo lo poderosa que pueda ser, puede retroceder. El hecho de que estas dos cosas sean verdad es lo que hace a los manifestantes -y, más importante, la cantidad de opinión pública que simpatiza con ellos- tan terriblemente peligrosos. (...)El mundo está todavía muy lejos de ser una economía única. Incluso las ricas economías industrializadas, como grupo, bajo ningún modo funcionan como un todo integrado. Y esto es principalmente porque los Gobiernos han dispuesto las cosas así. Las oportunidades económicas del Tercer Mundo serían mucho mayores, y, por tanto, la pobreza enormemente reducida, si no fuera por las barreras al comercio (...) levantadas por los Gobiernos tanto de los países pobres como ricos. Una vez más, los manifestantes tienen completa razón: los Gobiernos no son impotentes. Levantar nuevas barreras es tan fácil como reducir las existentes. (...) Sería ingenuo pensar que los Gobiernos pueden dejar que la integración se dé principalmente según su propia corriente, confiando en el progreso tecnológico y la libertad económica (...). La política nunca puede ser así. (...)

, 24 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 2000