Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macias anuncia la compra a Defensa del aeródromo de Alfés en Lleida

El futuro del aeródromo leridano de Alfés, situado a unos 10 kilómetros de Lleida, parece haberse despejado después de que la Generalitat de Catalunya haya anunciado que en el plazo de 15 días comprará la polémica instalación aeronáutica, que actualmente es propiedad del Ministerio de Defensa.El consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Pere Macias, señaló que las conversaciones entre la Generalitat y la Gerencia de Infraestructuras de Defensa para la compra del aeródromo "están ya muy avanzadas" y que la compraventa podría concretarse en un plazo máximo de dos semanas.

El consejero Pere Macías no quiso revelar el importe de la operación, aunque aseguró que no habrá ninguna sorpresa, por lo que el precio podría rondar los 60 millones de pesetas, que es la cantidad fijada por el Ministerio de Defensa desde el momento en que se iniciaron las conversaciones.

Macias explicó que, una vez realizadas las obras de reforma y modernización, propondrá que la gestión de la instalación aeronáutica se haga a través de un consorcio del que formarán parte los actuales gestores, el Aero Club de Lleida, y las instituciones locales. El consejero subrayó que la Generalitat confía en la gran potencialidad que tiene esta instalación.

Reserva natural

El aeródromo se encuentra en medio de un tomillar de 100 hectáreas de superficie que en el año 1990 fue declarado reserva natural de fauna salvaje. Se trata de un terreno estepario altamente valorado por las principales organizaciones ecologistas por su gran riqueza biológica, ya que es el único lugar conocido de Cataluña en el que tiene su hábitat la alondra Dupont -ave protegida por diversas leyes tanto estatales como comunitarias-, así como otras especies en peligro de extinción entre las que se encuentran el aguilucho cenizo, la ortega, la terrera vulgar, el sisón, el alcaraván, la lagartija colirroja, la calandria, la ganga y la cogujada montesina.

El plan especial de protección del tomillar prevé que la protección del paisaje y de la fauna sea compatible con las futuras actividades aeronáuticas. Los grupoas ecologistas rechazan esta posibilidad y proponen que se busque una nueva ubicación para el aeródromo, gestionado desde 1956 por el Aero Club de Lleida, una entidad privada que siempre ha luchado por ampliar y modernizar sus pistas.

En los últimos 14 años, los ecologistas han presentado numerosas denuncias contra los responsables de las instalaciones por segar el tomillar y asfaltar más de 4.000 metros cuadrados de pista sin autorización. Varios ecologistas también fueron juzgados y condenados por realizar pintadas en la zona de estacionamiento de avionetas durante una protesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 2000