Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan nacional del agua mantiene el polémico canal del río Castril

El Plan Hidrológico Nacional, presentado recientemente por el Gobierno de la nación, ha incluido finalmente, pese a las numerosas protestas vecinales, la construcción de un canal para entubar, a lo largo de 20 kilómetros, el río Castril, en el noreste de Granada. Con la colocación de una tubería de 180 centímetros de diámetro y capaz de conducir unos 5.000 litros por segundo, el Gobierno pretende llevar el agua hasta las vegas bajas del municipio de Baza pero ahorrándose los costes que supondría elevar el caudal desde el pantano del Negratín al canal de Jabalcón.La obra, que fue presupuestada en 1993 en 4.000 millones de pesetas, ha suscitado en todo este tiempo las protestas de ecologistas y vecinos de la zona que consideran que la colocación del tubo destruiría todas las vegas del río y acabaría con la isla de diversidad que supone un cauce único que atraviesa campos desérticos.

Ecologistas en Acción pedirá esta semana en Madrid la retirada del proyecto ante la Comisión Permanente del Consejo Nacional del Agua, y va a solicitar el amparo al Defensor del Pueblo ante "la burla que hacen algunas administraciones de derechos fundamentales de los ciudadanos reconocidos en la Constitución y en los numerosos tratados internacionales firmados por España".

El pasado 19 de marzo dos mil personas se manifestaron ya en contra del proyecto y los vecinos afectados por la obra han enviado alrededor de 900 cartas personales dirigidas al Ministerio de Medio Ambiente. Otras 747 firmas fueron entregadas recientemente en el Ayuntamiento de Cortes de Baza contrarias a cualquiera de las variantes que están insinuando los responsables de las políticas hidráculicas. Además, durante el periodo de exposición pública, Ecologistas en Acción presentó numerosas alegaciones, además de otras 200 enviadas a título individual por vecinos de la comarca.

"Este empecinamiento de los gestores del agua", señalan los ecologistas, "están atacando el principio de participación ciudadana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 2000