Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EUSKAL HERRIA ESCONDIDA

De San Pedro a San Donato

El valle navarro de Sakana está rodeado de sierras y ermitas al resguardo de San Miguel de Aralar

.Subida desde Unanu

En la confluencia de los caminos que unen Navarra con Guipúzcoa y Álava, nace el valle de Sakana. Se trata de una extensa y rica planicie rodeada por algunas de las sierras míticas del País Vasco, parajes casi sagrados para generaciones de montañeros y aficionados al senderismo, pero que también cuentan con espacios para los sedentarios. Los extremos se podrían situar entre la ermita de San Pedro, en Alsasua, y la de San Donato en la cima del Beriain, la cumbre que domina todo este valle navarro.El templo consagrado a San Pedro se esconde en un bosque de robles centenarios, que es lugar habitual de descanso de los vecinos de Alsasua y Urdiain. Es una iglesia anodina, cuatro paredes recias sin apenas vanos que dejen entrar la luz en su interior, pero es de una gran siginificación no sólo para estas dos localidades, sino también para toda Navarra.

En principio, la ermita es mitad de Alsasua y mitad de Urdiain. La parte de esta localidad es cualitativamente más importante, ya que es la correspondiente al cabecero y al altar. Pero, claro, en terreno de Alsasua estaba la puerta del templo, con lo que la disputa estaba garantizada. El litigio siguió cauces oficiales y terminó en sentencia dictada por la Audiencia de Burgos.

Como recuerda el historiador José María Jimeno Jurío, el acta señala cómo "Alsasua será propietaria del inmueble y ejercerá jurisdicción plena en la basílica el día 29 de junio. Urdiain hará lo mismo al domingo siguiente. Una nueva puerta lateral, abierta en territorio de Urdiain, permitirá el acceso del vecindario sin pisar suelo enemigo". Es cierto es que estas leyendas ya son agua pasada, pero la festividad de San Pedro es todo un acontecimiento para los vecinos de Alsasua, que son homenajeados por su alcalde (ahora alcaldesa) con el reparto de puros y otros regalos.

Además, en este lugar, misterioso y evocador, no podía faltar un componente legendario, como es la coronación del primer monarca navarro, García Ximénez, tal y como atestigua la inscripción de una piedra colocada sobre la puerta del templo. Esta leyenda, fechada en 1647, hace referencia a un hecho que no está probado ni mucho menos, pero que sí muestra la claridad que ha tenido siempre Alsasua por entroncarse con Navarra. Aunque también es verdad que en este robledal es más fácil creer la leyenda que seguir la historia, como en todos los bosques que rodean la Sakana y que forman parte de las sierras de Urbasa, Andia y Aralar.

El recorrido propuesto tiene su otro extremo en el Beriain, una de los cimas más impresionantes de todo el País Vasco. También conocida como San Donato por la ermita-refugio que está en su cima (y que ha sido reconstruida por los propios montañeros), esta cumbre de 1.490 metros es una extensa tabla con un único acceso, más o menos fácil, pero prolongado, que es el que llega desde el valle de Goñi

Pero la subida más rápida es la que parte de Unanu y que salva un desnivel de 800 metros. Es uno de los paseos más estimados por los aficionados a eso que ahora se llama trekking y que antes era subir al monte. El recorrido tiene todos los ingredientes para que el bocadillo de la cima se convierta en el más sabroso de toda la temporada. Pero merece la pena, por la variedad de paisajes (desde los bosques de hayas a la subida por la roca, sin olvidar los prados de la cima) que jalonan la ruta.Desde la cumbre, asomándose al mirador que se abre al valle de Sakana, se ve enfrente uno de los hitos de la mitología navarra: San Miguel de Aralar, uno de los referentes para la cultura y el montañismo vascos. A sus más de 1.200 metros se puede acceder sin problemas por automóvil desde Uharte-Arakil, por un camino de hormigón de diez kilómetros que permite a los vecinos de Sakana evitar el rodeo hasta Lekunberri.

Esta es la madre de todas las ermitas de la Sakana, referencia de la sierra de la que toma el nombre, pero ha perdido ese encanto misterioso y solitario que se vive junto a los templos que salpican los montes de Urbasa y Andía, las otras sombras del valle navarro.

Datos Prácticos

Cómo llegar: La ermita de San Pedro de Alsasua se encuentra en las afueras de la localidad navarra, en dirección a Urdiain. Alsasua se encuentra en la confluencia de la N-1 que une Vitoria y San Sebastián, y la N-240, que llega hasta Pamplona. Por esta carretera hay que seguir, a lo largo del valle de Sakana, para llegar al desvío a Unanu, desde donde se asciende al Beriain o San Donato; y un poco más adelante a Uharte-Arakil, donde sale la carretera a San Miguel de Aralar.Alojamiento: En Alsasua se encuentran los hoteles Alaska (tel. 948 562802) y Ulayar (tel. 948 562803). También hay dos pensiones: El Mareo (tel. 948 467282) y Mendia (tel. 948 562007). Ya en la cercana localidad de Olazti se puede acudir a Ederrena (tel. 948 562763) y, en Uharte-Arakil, al hotel Don Carlos (tel. 948 330077).

Comer: Además de los hoteles citados, en Alsasua se puede acudir a un buen número de restaurantes: Akelarre (tel. 948 563374), Aitzgorri (tel. 948 562752), Basajaun (tel. 948 467068), Basomutur (tel. 948 562549), Gure kabia (tel. 948 562249), Iortia (tel. 948 467424) o Iruña-bide (tel. 948 467716). En Uharte-Arakil, dan comidas en el Txomin (tel. 948 464157).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de septiembre de 2000

Más información