Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arzobispo de Pamplona arremete contra la ley navarra de parejas de hecho

El arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián ha pedido a los ciudadanos navarros en una carta pastoral que "luchen contra la aplicación y la continuidad" de la recién aprobada ley foral de Igualdad Jurídica de las Parejas Estables, aprobada el pasado 22 de junio por el Parlamento navarro, por el que se conceden derechos equivalentes a los del matrimonio a las parejas estables, independientemente del sexo de sus integrantes.La ley, que entró en vigor el 6 de julio, atribuye por primera vez en España el derecho a la adopción de niños a las parejas estables formadas por homosexuales. El texto ha provocado la airada reacción del prelado, quien dice en su carta que las parejas de homosexuales son portadoras de "alteraciones psicológicas y antropológicas", y que es "obligación de los cristianos y de todos los hombres y mujeres de buen sentido y recta conciencia" obstaculizar la aplicación del texto legal.

"Alteraciones psicológicas"

Sebastián critica que se permita adoptar a parejas de homosexuales

Además, se refiere de forma específica al derecho de adopción de las parejas homosexuales, a las que considera portadoras de "alteraciones psicológicas y antropológicas". Desde esta perspectiva califica la posibilidad de que puedan adoptar a un niño de "gran arbitrariedad", "verdadera prepotencia" y "falta de atención a los derechos del niño". El arzobispo indica que "entregar el destino de un niño o una niña a una pareja de hecho es poner esa vida en una casa sin cimientos ni consistencia". "Y si además", añade Sebastián, "se trata de una pareja homosexual, es situarla en un contexto sentimental y educativo necesariamente limitado y desfigurado".

El arzobispo sólo admite que "puede ser justo que la ley civil reconozca expresamente el derecho de dos personas homosexuales a vivir juntas", pero arremete contra la capacidad de todas las parejas de hecho para educar a los niños adoptados. "No están en las mismas condiciones para procrear ni para ofrecer un contexto humano completo que facilite el correcto desarrollo sentimental y psicológico de los hijos biológicos o adoptados", sostiene el arzobispo de Pamplona. Monseñor Sebastián añade que "nuestros legisladores se pasan de liberales" y se pregunta "qué sería de nuestra sociedad si el 40% o el 50% de nuestros adultos vivieran en parejas de hecho, provisionales, dejando tras de sí promociones de hijos solitarios y doloridos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 2000

Más información