Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Graça Machel pide que la ayuda a los niños se dé a través de las mujeres

Un informe dirigido por Graça Machel, esposa del ex presidente surafricano Nelson Mandela, difundido ayer en medios de Naciones Unidas, pide "una nueva toma de conciencia" sobre la necesidad "urgente" de proteger a los niños en las zonas de guerra. "Un buen medio de asegurar que los víveres y cualquier otra forma de ayuda llegue a los niños es distribuirla directamente a las mujeres", señala el estudio. Argumenta que, con frecuencia, los hombres restringen las ayudas dirigidas a las mujeres y a los pequeños y, en el peor de los casos, las cambian por armas. El informe considera también que el sida es "el nuevo factor que acentúa aún más los peligros que acechan a los niños en tiempos de guerra". Pide una reunión de todas las agencias de Naciones Unidas para abordar el triángulo niños, sida y guerra.

"En los últimos cinco años, el sida ha cambiado el aspecto de la guerra más que cualquier otro factor. De los 17 países donde viven más de 100.000 huérfanos por culpa del sida, 13 están en conflicto o en situación de emergencia", señala el texto.

Este informe sucede al redactado por Naciones Unidas en 1996, también bajo la dirección de Machel, que, a raíz de aquel trabajo como relatora de la ONU, recibió el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación.

El estudio cifra en 300.000 el número de niños soldados en todo el mundo, y añade que los menores son especialmente vulnerables al contagio del sida. "Casi todas las chicas raptadas por los grupos armados se convierten en esclavas sexuales, y la mayoría están infectadas con enfermedades de transmisión sexual y, de forma creciente, también por el sida", afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de septiembre de 2000