Una sarta de mentiras

La tragedia ocurrida estuvo marcada por el secretismo, las contradicciones y las simples mentiras. Éstas son las más importantes. - Fue el sábado, no el domingo. Rusia anunció el accidente el lunes, y dijo que había ocurrido el domingo. Noruega, el martes informó de que fue el sábado.

- No fue por "fallos técnicos". El lunes, la Marina dijo que el Kursk había sufrido "fallos técnicos" que lo habían obligado a tocar fondo. Pero prácticamente toda la tripulación falleció en los primeros minutos. Noruega registró dos explosiones.

- Falsa comunicación. El lunes, los rusos dijeron que habían logrado restablecer el contacto radial con el Kursk. Falso. Nunca hubo comunicación.

- No apagaron los reactores. La Marina anunció que la tripulación había apagado los reactores nucleares del submarino. Falso. Funcionó el sistema automático de apagado.

Más información

- La proa, casi destruida. A las dos horas de que NTV informara de que la proa estaba inundada, la Marina lo desmintió. Ahora se sabe que no sólo estaba anegada, sino destruida.

- No bombearon oxígeno. La Marina informó de que habían bajado al mar una campana para bombear oxígeno y dar electricidad a la tripulación. Falso. Un error de diseño hace que el Kursk no pueda recibir oxígeno a 100 metros de profundidad.

- No había medios para salvarles. El lunes por la noche, el Reino Unido, Noruega y EE UU ofrecen ayuda. Los rusos la rechazaron y aseguraron que cuentan con todos los medios. Pero hoy sabemos que Rusia ni siquiera tiene buzos capaces de abrir la escotilla en horas. La ayuda fue aceptada el miércoles.

- No hubo golpes desde el lunes. El martes, la Marina dice que los tripulantes lanzan señales de socorro golpeando contra las paredes del submarino. Falso. Desde el lunes, según reconoció después el comandante de la Flota del Norte, Viacheslav Popov, no se oyeron golpes de auxilio.

- Sí hubo muertos. El mismo día la Marina aseguró que los tripulantes daban a entender con golpes que no había muertos. Pero sabían que la mayoría había perecido.

- La escotilla, intacta. Rusia dijo que sus batiscafos no pudieron cumplir su misión debido a las corrientes marinas, la poca visibilidad y, finalmente, a que la escotilla de escape estaba seriamente deformada. Los buzos noruegos, después de bajar hasta ella, dijeron que no estaba dañada.

- Rechazaron ayuda. Putin aseguró el viernes que no habían rechazado la ayuda extranjera y que la aceptaron en cuanto se la propusieron. Falso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de agosto de 2000.

Lo más visto en...

Top 50