Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALEXANDR NIKITIN - EX OFICIAL DE LA MARINA RUSA

"Los equipos internacionales no pueden ayudar en el rescate"

El capitán de la Marina Alexandr Nikitin, de 46 años, fue acusado por el antiguo KGB de "alta traición" y encarcelado en 1996 en San Petersburgo después de haber filtrado a través de la organización ecologista noruega Bellona un informe sobre el estado de la flota nuclear rusa en la península de Kola. En abril de 2000, cuatro años más tarde, ha sido absuelto por el Tribunal Supremo ruso.Pregunta. ¿Le ha sorprendido el accidente del Kursk?

Respuesta. Se puede decir que no hubo ningún cambio positivo después de mi informe. La principal razón es la económica. Las dificultades económicas de Rusia han repercutido sobre toda la flota. El hecho de que los navíos comiencen a hundirse es señal de una situación alarmante. Además de la situación económica, creo que hay numerosos factores que han influido. Está el grado de preparación, la moral, el estado del submarino. Un accidente así resulta de todas las dificultades que atraviesa la flota.

P. ¿Conocía usted a los miembros de la tripulación?

R. No, no conozco a nadie a bordo. Es una tripulación joven. Son todos jóvenes.

P. ¿Qué medios pueden utilizarse para salvarlos?

R. Los medios de que dispone la Marina, es decir, esa especie de pequeños submarinos de salvamento. Habrá, sin duda, diversas etapas. Evacuar a todos los hombres de golpe parece imposible.

P. Los responsables de la flota no se muestran muy optimistas.

R. Creo que si la situación hubiera sido menos complicada, los militares se habrían guardado bien de informar al exterior. Pero como la situación se ha complicado, los militares han comprendido que no pueden disimular las cosas. Difunden cierta información, pero sin duda no todo lo que saben.

P. ¿La ayuda extranjera podría facilitar el salvamento?

R. No lo creo. Los medios de salvamento internacional no pueden ayudar al submarino, dado que los equipos deben ser adaptados. El barco se ha construido según unas medidas particulares. Estoy seguro de que en este caso, los equipos estadounidenses, ingleses o franceses no serían de gran ayuda.

P. A su juicio, ¿cuáles serán las consecuencias de este accidente sobre el conjunto de la flota y qué impacto tendrá en Rusia?

R. Sin duda, se trata de un episodio muy dañino para la flota. ¿Cuáles serán las otras consecuencias, militares, ecológicas y sobre la sociedad? Sólo será posible evaluarlo más tarde. La prioridad ahora es salvar a esos hombres.

P. ¿Puede describir el estado de la flota rusa?

R. Todos los problemas descritos en 1996 todavía están ahí. La diferencia es que ahora se habla de ellos. Se han buscado soluciones. Cerca de Múrmansk hay un centenar de submarinos que han dejado de ser utilizados y que constituyen una amenaza ecológica real para la región. Tenemos además allá lugares donde los combustibles y los residuos radiactivos se han acumulado. Desgraciadamente, Rusia no dispone de fondos para resolver estos problemas.

© Le Monde / EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de agosto de 2000