Fichajes en el mundo 'casteller'

Vilafranca del Penedès - 03 ago 2000 - 22:00 UTC

El fichaje por parte de los Castellers de Vilafranca de una anxaneta de los Nens del Vendrell ha desatado una fuerte polémica entre ambas colles y ha abierto el eterno debate sobre el trasvase de castellers de un grupo a otro. Una actividad no profesional como la de los castells, pero que cada vez exige más preparación, está adquiriendo tintes que aunque de lejos, y en este caso sin contrapartida económica, recuerdan los fichajes multimillonarios del mundo del fútbol.La pequeña Paloma, de seis años y residente en El Vendrell, militaba en la colla de los Nens de esta población desde hace dos temporadas. En este tiempo ha aprendido a coronar castells. La semana pasada coronó el cinc de set y el quatre de set amb l'agulla que los Nens realizaron con motivo de la fiesta mayor de El Vendrell. Cinco días después, Paloma hizo de aixecadora del quatre de nou amb folre que los Castellers de Vilafranca, agrupación con la que ya realizó alguna actuación mientras aun lucía la camisa roja de los Nens, plantaron en Vilanova.

Los Nens han acusado públicamente a los directivos de los Castellers de Vilafranca de fichar a la pequeña Paloma, de mantener una actitud "poco ética" y "de haber faltado a la verdad", ya que su portavoz, Miquel Castells, que subraya que la niña se quería quedar con los Nens, afirma: "Tuvimos una reunión en la que nos dijeron que no se la llevarían". El cap de colla de los de Vilafranca, Francesc Moreno, alias Melilla, niega rotundamente las acusaciones y sostiene: "La niña ha venido porque sus padres prefieren estar en la colla de Vilafranca antes que en la de El Vendrell". Melilla añade: "Nostros no hemos ido a buscarla, y yo ya les dije a sus padres que no quería problemas con los Nens". Los padres de Paloma, así como otros familiares de la niña, trabajan con miembros de los Castellers de Vilafranca y, de hecho, no esconden su voluntad de que la pequeña luzca la camisa verde.

En los Nens se llega a afirmar que detrás del cambio de Paloma hay un móvil económico, lo que es rechazado tajantemente por Melilla: "Quien diga esto es un metiroso; ellos sí que pagan a algunos castellers".

Lo cierto es que en los últimos años en la colla de Vilafranca han entrado castellers procedentes de otras agrupaciones. Si bien se trata de personas adultas, que libremente deciden cambiar de formación para poder hacer castells de la máxima categoría -lo que no podrían hacer en las suyas-, estos trasvases han generado una sensación rara en el mundo casteller y la mayoría de las críticas apuntan a Melilla, que en las seis temporadas que lleva dirigiendo a los verds ha conducido a esta colla al mejor momento de su historia.

En los Castellers de Vilafranca se han estrenado en el último año personas procedentes de, como mínimo, cinco agrupaciones. Esta situación también causa malestar en algunos sectores de los mismos verds, que, califican a los nuevos castellers como "los holandeses", en un inequívoco paralelismo con los abundantes extranjeros de los Países Bajos del Barça.

El cambio de castellers de una agrupación a otra es un hecho desde hace más de setenta años, si bien la actual pugna entre las grandes colles por liderar la clasificación ha añadido una presión extraordinaria. Prácticamente ninguna colla rechaza recibir a un casteller que ha militado en otra formación, pero en la mayoría se ven con malos ojos estos cambios de camisa.

Mientras que en algunas localidades, como Valls, hay un acuerdo tácito de no tocar los castellers de la colla rival (lo que resultaría ridículo, al casi ser una herencia familiar la militancia en una u otra agrupación), en otras, como Terrassa, los intercambios de niños son motivo de polémica que no pasa de tertulia de café. Ahora, ante el creciente número de holandeses en Vilafranca, el hecho adquiere otros matices.

Tres 'castells de nou' en Firagost

Valls vivió el miércoles por la noche la exhibición castellera de Firagost más completa, en la que se descargaron tres construcciones de nou, lo que demostró el buen estado de forma de las dos colles locales. Hasta la fecha, Firagost sólo había visto un castell de nou, el quatre folrat que alzó la Vella el año pasado.La Vella consiguió el mayor éxito que se podía esperar para la actuación del pasado miércoles, al lograr la tríada mágica, redondeada por el pilar de set amb folre. Un cinc de vuit demasiado abierto y trabajado abrió el camino a los de la camisa rosada, que en la segunda ronda plantaron un tres de nou amb folre muy ligero de peso y ejecutado magistralmente, su primera construcción de nou descargada de la temporada (el tres lo habían coronado dos veces). A continuación, levantaron un quatre de nou amb folre trabajado y también con poco peso, que recibieron con fuerte alegría. El pilar de set amb folre descargado aportó mayor prestigio a la completa exhibición de la Vella.

La Joves empezó con un cinc de vuit con mala medida de entrada, pero lo trabajaron hasta completarlo. En la segunda ronda, apuntaron a lo más alto al probar el quatre de nou sense folre, una construcción sólo descargada una vez en los últimos 100 años. El castell subió con los lógicos temblores, pero con enormes posibilidades de ser cargado al menos; sin embargo, cuando entraban los dosos, la canalla optó por desmontarlo, ante la rabia de los castellers de la camisa roja. El dos de vuit amb folre serenó los ánimos, que se mostraron vibrantes en la última ronda al descargar un potente tres de nou amb folre que evidenció la energía de la colla Joves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de agosto de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50