Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA DE ETA

El Ejecutivo vasco acusa a Aznar de hacer un desplante a Ibarretxe

Además de todo lo que ya les separa, los gobiernos central y vasco se enzarzaron ayer en otra polémica por la actitud de sus respectivos titulares el pasado domingo durante las honras fúnebres a Juan María Jáuregui. Fuentes de la Lehendakaritza señalaron ayer a este periódico que Juan José Ibarretxe no evitó el encuentro con José María Aznar en la sede socialista de San Sebastián, donde estaba instalada la capilla ardiente del ex gobernador civil asesinado.Dichas fuentes de la Presidencia del Gobierno vasco sostuvieron que desde medios "directos" de La Moncloa se les hizo llegar que Aznar podría querer entrevistarse con el lehendakari, por lo que Ibarretxe esperó 45 minutos en unas dependencias del piso superior de la sede del PSE aguardando esa reunión, que finalmente no se produjo. Las fuentes informantes no entienden la situación creada y reclaman a La Moncloa que explique "si Aznar quería hacerle un desplante al lehendakari".

Desde la Presidencia del Gobierno central se eludió ayer cualquier comentario al respecto. Aznar si se reunió ese día 20 minutos con el líder del PSOE en ese local.

Las citadas fuentes vascas agregaron que el portavoz parlamentario del PSE, Rodolfo Ares, le comentó al lehendakari que podía permanecer en la sede socialista si así lo deseaba tras pasar, en torno a las diez de la mañana, por la capilla ardiente. Ares negó ayer que hubiese transmitido a Ibarretxe ninguna indicación de Moncloa sobre un posible encuentro con Aznar.

Por la mañana, el alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, criticó la actitud de Aznar de no saludar a Ibarretxe, mientras que el portavoz socialista en la Comisión de Interior del Congreso, Ramón Jáuregui, haciéndose eco de ese gesto, señaló: "La sociedad vasca camina al enfrentamiento entre nacionalistas y no nacionalistas". Por eso pidió al lehendakari que ejerza su papel de jefe de Gobierno para "unirnos frente a los violentos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de agosto de 2000