Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un canto a la vida

aLa interpretación escenificada de la Misa de Bernstein es una ocasión única para reencontrar a uno de los creadores más singulares del siglo veinte. Compositor, director de orquesta y pianista, Bernstein fue durante toda su vida un prodigio como artista y como ser humano. Humanista convencido, nunca se dejó confundir con las diversas tendencias estéticas imperantes a lo largo de su vida. "Canta como te plazca cantar" (cita de la simple song al comienzo de la Misa) es la idea fundamental que informa toda su obra. Absorción ecléctica, ya que no mimética, de cualquier gesto sonoro o corporal relacionado con lo humano, la música de Bernstein toma del jazz, el folk, la etnia, el clasicismo, el romanticismo o la vanguardia cuanto precisa para construir un lenguaje individual, siempre accesible para todo tipo de gentes. Frente al egotismo o la dispersión que a menudo generan muros infranqueables entre el artista y el público, la música de Bernstein celebra la vida en su plenitud. Perfecto traductor de Beethoven, Haydn, Mahler o Verdi, el músico Bernstein hizo del lenguaje musical una fiesta de los sentidos y del intelecto. De aquella inmensa gozada vital que fue doble creación, la de intérprete y compositor, llega ahora a España el ejemplo de heterodoxia y humanismo que es la Misa, con la que se abre Sagunt a Escena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de julio de 2000