Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Elecciones a la presidencia del Real Madrid

El triunfo de la constancia

El empresario madrileño de 53 años espera tomar hoy posesión de la presidencia del Real Madrid

Florentino Pérez, un empresario madrileño de 53 años, empezó ayer a saborear uno de sus sueños más deseados. La fecha quedará marcada en su trayectoria. Alcanzó en su segundo intento la presidencia del Real Madrid, el mejor broche para completar su camino profesional. Este ingeniero de Caminos, Canales y Puertos tiene previsto ejercer su cargo desde hoy mismo si se lleva a cabo el traspaso de poderes, lo que no era habitual en el club como el madridista en el que el poder establecido nunca era derrotado en las urnas por el aspirante.A la presidencia del Madrid llega un empresario de primera fila que ya intentó esta aventura en febrero de 1995. Entonces, como en esta ocasión, los votos por correo decidieron las elecciones, pero con otra dirección. El favorecido fue Ramón Mendoza, quien ayer felicitó al nuevo presidente madridista. Florentino Pérez se presenta como una nueva casta en el intricado mundo del fútbol español, la de hombre de negocios y poder empresarial dispuesto a dar seriedad y prestigio a un club de la categoría del Real Madrid, algo que es frecuente en bastantes países europeos y americanos.

Florentino Pérez cierra con la presidencia del Madrid un circulo que abrió en 1976 en las lides políticas como concejal por UCD en el ayuntamiento de Madrid y después en otro cargos de segundo orden en la Administración. En 1983 da carpetazo a su etapa política y decibe un cambio de rumbo. Entra de lleno en el mundo que mejor conoce por su profesión, el de la construcción, en la que alcanza su cota más alta con la presidencia de ACS, la cuarta empresa española del ramo.

Florentino Pérez lleva marcados más de un gol en sus negocios y ahora quiere hacerlo en su campo natural, desde la presidencia del Real Madrid. Ayer logró un tanto de lujo al ganar en la urnas a Lorenzo Sanz, el anterior presidente, que no le concedió ninguna ventaja. La fecha de las elecciones, en pleno verano, no resultaba la más idónea, y eso explica un detalle insólito en cualquier elecciones, como fue que el número de votos por correo superase en más de un 11% a los votos directos realizados en el colegio electoral. Sanz, además, se presentó a la reelección con el aval de los títulos: dos Copas de Europa y una Intercotinental. Los socios han preferido la gestión en la confianza de que con ella llegarán los éxitos.

Florentino Pérez, según los resultados, ha sabido vender el producto de su programa. Sus compromisos deportivos se concretan en la planificación de los fichajes de las principales figuras mundiales; la construcción durante su mandato de una nueva ciudad deportiva con una extensión de 120 hectáreas y la creación de escuelas de futbolistas en Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo y Río de Janeiro.

En el capítulo económico prometió incrementar a 30.000 millones los ingresos en el primer año de mandato y, en el resto, hacerlos crecer un mínimo del 20%; eliminar la deuda de más de 40.000 millones y duplicar los ingresos anuales por explotación comercial

Propugna también un código ético por el que se compromete a borrar cualquier atisbo de favoritismo con familiares y amigos; modificar los estatutos para que el Bernabéu no sea demolido ni trasladado de lugar y el club no se convierta en sociedad anónima. Además espera crear el carnet oro con cuota gratuita para socios con más de 50 años ininterrumpidos y carnet babysocio para niños de 0 a 10 años.

Se ha rodeado en su junta de dos vicepresidentes destacados en el mundo de los negocios y del dinero como Juan Abelló y Fernando Fernándes Tapias, presidentes de Airtel y de la patronal madrileña, respectivamente.

Con el triunfo en la mano, además, el apoyo tácito que ha podido tener en la sombra de las instituciones, nacionales, autonómicas y municipales, ahora se puede convertir en punto de arranque de una nueva etapa en una entidad como el Real Madrid. Florentino Pérez se colocó ayer por delante, con un gol por la escuadra, en el partido que le espera al frente de su nuevo cargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000