Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kusturica prepara una película inspirada en Cyrano de Bergerac tras su gira musical.

El cineasta actuó anoche en Tavernes de la Valldigna con su grupo No smoking

El cineasta Emir Kusturica (Sarajevo, 1954) empezará a rodar su próxima película, La nariz, inspirada en la figura del popular personaje literario Cyrano de Bergerac a principios de 2001, una vez finalice la gira musical en la que participa como guitarrista del grupo balcánico No smoking, intérpretes de la banda sonora de la última película del realizador, Gato negro, gato blanco. Kusturica actuó anoche en Tavernes de la Valldigna, dentro del festival de verano Sete sóis, sete luas, y esta noche repetirá en Alicante. Su gira por España concluirá en el Festival Pirineos Sur.

Con expresión cansada, Kusturica, uno de los tres realizadores que ha ganado en dos ocasiones la Palma de Oro de Cannes gracias a Papá está en viaje de negocios y Underground, dijo que comprendía la extrañeza de la gente al presentarse con un grupo de música, que mezcla sonidos balcánicos con rock, y sin una película bajo el brazo. Explicó que la música le permite disfrutar del momento. "Cuando tocas, disfrutas, mientras que en el cine se disfruta mucho pero cuando la película está hecha", señaló, poco después de subrayar su satisfacción por estar en España tras actuar en diversos países europeos. "España cierra el círculo del Mediterráneo, y yo soy de ese círculo", afirmó."Nuestra música es similar a la que se hace en el resto de países ribereños del Mediterráneo", añadió Kusturica. Las nuevas canciones, integradas en el reciente álbum Unza unza time formarán parte de la banda sonora de su próxima película. La colaboración entre el cineasta y el compositor Goran Bregovic, celebrado autor de la música de Underground y de otros títulos del cineasta que reivindica su condición de yugoslavo, se rompió hace unos años. Al ser preguntado sobre este capítulo, Kusturica apuntó una media sonrisa y, semioculto tras sus largas greñas negras, señaló algo así como que le habían apresado robando, según tradujo la intérprete de serbo-croata, quien de inmediato aclaró que se trataba de una broma. Ya en serio, el realizador zanjó la cuestión indicando que la colaboración con Bregovic había finalizado.

Kusturica y el líder y compositor de No smoking, Nelle Karalïjic, que le acompañó en su comparecencia ante los medios, tuvieron algún arrebato del sentido del humor gamberro y anárquico del que hace gala muchos de los personajes de sus películas. Cuando la traductora intentaba transmitirles las palabras del diputado de Cultura, Antonio Lis sobre la importancia de fomentar y descentralizar la cultura, tras el breve parlamento del alcalde de Tavernes de la Valldigna, Eugenio Pérez, ambos le sugirieron que se tranquilizara, que lo comprendían todo. Lis comentó que él también les entendía.

Kusturica está preparando la edición de un libro sobre sus experiencias en diferentes momentos de su vida que se llamará El día de un idiota político, un título "simbólico" sobre una obra "dedicada a la gente que tiene la culpa de lo que pasa en la política, pero como en todo, hay muchas más cosas". El realizador negó que la polémica generada por Underground, tachada de proserbia por una parte de la intelectualidad gala, influyera en su decisión de escribir el libro.

Una polémica que, sin embargo, le llevó a declarar que no iba a dirigir más películas. Pero rectificó, y la gran creatividad y capacidad fabuladora de Kusturica volvió a ponerse de manifiesto en Gato blanco, gato negro. Ahora prepara la historia de un actor que ha de interpretar a Cyrano de Bergerac, con un transfondo de trama mafiosa, en La nariz, que se rodará en Grecia o Rumania, tras frustrarse Hotel blanco, un viaje por el bolchevismo y el nazismo, que debía interpretar Jonhny Depp.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de julio de 2000