Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de trabajadores causa dificultades al turismo en el Garraf

Muchos establecimientos buscan personal en plena temporada

El sector turístico de la comarca del Garraf sufre en pleno verano una situación que hace 10 años parecía inimaginable: la falta de trabajadores. Con la temporada turística ya iniciada, son muchos los restaurantes, bares y terrazas de Sitges, Vilanova i la Geltrú y Cubelles que mantienen colgado el cartel de "se necesita chico o chica". Camareros, camareras de piso en hoteles, ayudantes de cocina y cocineros son los que más escasean.

Multitud de ofertas

Una razón que explicaría esta situación anómala es que gran cantidad de mano de obra está absorbida en estos momentos por la construcción, un sector en expansión en el Garraf y mejor pagado. Hace unos años, las personas que en verano se sacaban un dinero extra trabajando como camareros ganaban unas 80.000 pesetas al mes. Ahora por menos de 120.000 muchos chicos no aceptan ir a trabajar por las tardes, noches y fines de semana. Prefieren ir al tajo."Chicas que quieran trabajar en las terrazas todavía hay, pero chicos casi no quedan, muchos están trabajando en la construcción", dice Lluís Butí, responsable de una cadena de heladerías de Vilanova.

La Oficina de Trabajo de la Generalitat en Vilanova confirma que "hay dificultades para cubrir puestos de trabajo en la hostelería". También las empresas de trabajo temporal reconocen que reciben multitud de ofertas de trabajo durante estos días, muchas de las cuales no pueden ser atendidas. "Hay falta de personal cualificado y con experiencia. Como remedio, a las personas interesadas en trabajar como camareras de piso en hoteles las apuntamos a cursos intensivos de dos semanas", dice Araceli Castellet, portavoz de Adecco.El Gremio de Hostelería de Sitges, municipio que tiene en el turismo su principal fuente de ingresos, también sufre el problema. "Aunque en menor medida, porque aquí muchos hoteles no cierran en invierno y por tanto hay más trabajadores fijos", explica Jordi Puigpinós, vicepresidente de esta entidad. Aun así, Puigpinós reconoce que "la oferta escasea" y que en muchos establecimientos se continúan necesitando camareros y ayudantes de cocina.

El presidente del Gremio de Hostelería de Vilanova, Joaquín Poveda, explica que el sector turístico está sufriendo "auténticos problemas" debido a la falta de personal. Como consecuencia de ello, afirma, muchos empresarios se ven obligados a contratar personas sin formación, con lo que disminuye la calidad del servicio. "Cada vez que nos encontramos los compañeros del gremio, la frase se repite: 'Si conoces a alguien, me lo envías'. A un camarero lo puedes formar tú mismo, pero los ayudantes de cocina necesitan una formación previa... Hace 10 años ni tan sólo imaginábamos que tendríamos este problema", dice Poveda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de julio de 2000